Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
bienvenidosalafiesta: cuaderno de notas y diccionario de autores y obras de literatura infantil y juvenil    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
sábado, 28 de noviembre de 2020

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de noviembre.

Un álbum destacado del mes es El rey del bosque; una buena elección dentro de los muchos libros de Gianni Rodari que están volviendo a los escaparates es El libro de los errores; una novelita de aventuras amena es El explorador del Amazonas. En otro nivel, un libro que presenta bien una de las muchas caras de la emigración a Europa es Apuntes para un naufragio.

En nuevocuaderno: notas del mes de noviembre. En especial recomiendo El paso siguiente en el baile.

En Libros para jóvenes: notas del mes de noviembre.

En medium he recordado varias reseñas de libros que tratan sobre la muerte: La isla, La mano suprema, El puente de san Luis rey, Los muertos, La muerte de Iván Illich.

AVISO

Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
AngelisBanqueroAsesinado.jpg
viernes, 27 de noviembre de 2020

El caso del banquero asesinado, de Augusto de Angelis, es un antiguo relato policiaco italiano. El comisario De Vincenzi, durante la visita que le hace un amigo en la comisaría una noche que está de guardia, recibe una llamada: ha tenido lugar un asesinato en la casa de su amigo y visitante. Toda la novela sigue las pesquisas del comisario para entender qué ha ocurrido y, además, intentar resolver el caso antes de que entre en acción el juez. Y, conforme a una de las tradiciones del género, en los momentos finales habrá una reunión con todos los implicados en la que De Vincenzi revelará por fin quien es el asesino.

El tono de la novela es, a veces, algo enfático, pero está bien construida: se desarrolla en pocos escenarios, se perfilan lo mínimo los personajes, se aviva continuamente la curiosidad del lector. El tono propio de la época y el talante del héroe se notan ya en este párrafo, cuando detecta que «había algo más allá del misterio que encerraba ese cadáver, algo que no podía determinarse», y decide actuar siguiendo algunos caminos que no son estrictamente legales para descubrir la verdad: «mi conciencia me autoriza a ello, es más, me obliga aunque el reglamento o el código me lo prohíban».

Llegado el momento introduce así sus descubrimientos: «¿Qué es un crimen, señor juez, cuando no es pasional? ¡Una obra de arte! ¡Una obra perversamente, criminalmente artística! Y por obra artística entiendo una composición de la imaginación, sobria y concisa en su forma, equilibrada en sus elementos constitutivos, compacta y lógica, clara y armoniosa, tensa y vibrante. Pues bien, nada puede ser más artístico que el modo en el que se ha concebido este crimen y se ha ejecutado… ¡Escuche, señor juez!»

Augusto de Angelis. El caso del banquero asesinado (Il banchiere assasinato, 1935). Madrid: Siruela, 2019; 201 pp.; col. Libros del tiempo; trad. de Alfonso Zuriaga; ISBN: 978-84-17860-80-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PalmarucciCurie.JPG
jueves, 26 de noviembre de 2020

Marie Curie. En el país de la ciencia, es un elegante álbum de Claudia Palmarucci e Irène Cohen-Janca que cuenta la vida de la científica polaca. Empieza con unas primeras imágenes de Marie Curie adulta, prosigue con recuerdos de su infancia, su familia, su temprana afición por las ciencias, las muertes de su hermana mayor y de su madre…; luego con su marcha de Polonia y sus estudios en París, y los descubrimientos que hizo, por los que recibió los premios Novel de Física en 1903 y de Química en 1911. La narración gráfica está organizada de forma clásica: en cada página se lee un recuadro de texto que va dentro de una ilustración, que también se presenta recuadrada, inspirada en carteles o en fotografías formales de la época, con tonos sepia. Se ven algunas páginas del libro en este enlace.

Claudia Palmarucci. Marie Curie. En el país de la ciencia (Marie Curie. Nel paese della scienza, 2019). Texto de Irène Cohen-Janca. Barcelona: Ekaré, 2020; 88 pp.; trad. de María Carolina Concha y Elena Iribarren; ISBN: 978-84-121636-6-7.

Enviar Imprimir
HatkeJackZita.jpg
miércoles, 25 de noviembre de 2020

En El temerario Jack y Zita, la viajera espacial, Ben Hatke reúne a los héroes de sus cómics anteriores para que salven al mundo. Existe la posibilidad de que unos gigantes logren entrar en la Tierra por medio de una puerta entre su mundo y el nuestro. Esta posibilidad se abre debido a una imprudencia de Lily (la compañera de Jack en las aventuras previas en las que fue nombrada reina de los duendes), que sigue en contacto con los duendes sin que nadie lo sepa. Entran entonces en acción de nuevo no sólo Jack, Lily y Zita, sino también Maddy, la hermana autista de Jack, la madre de Jack, Joseph, el amigo de Zita, y otros que reconocerán quienes hayan leído las aventuras ya publicadas.

La narración es muy dinámica y tiene mucho colorido; las heroínas y héroes son atractivos y algunos pequeños robots son sensacionales; los escenarios, en la tierra y en otros mundos, son variados. Se intercalan bien algunos pocos conflictos interiores, como el de que Zita debe consolar a Lily cuando se lamenta de su imprudencia: «creo que por mucho intentemos hacerlo bien… siempre hay cosas que salen mal. Pero creo que es peor no intentarlo». En el argumento sucede de todo y todo muy rápido: solo lo seguirán bien, en una primera lectura, quienes recuerden bien las particularidades de los personajes de los relatos anteriores. Se podría decir que todo resulta predecible y que, incluso, los protagonistas acaban frustrando la invasión de los gigantes de una forma demasiado fácil. En fin, aunque el relato y sus protagonistas me gustan la impresión que tengo es que el autor está estirando demasiado la vida de sus personajes.

Ben Hatke. El temerario Jack y Zita, la viajera espacial (Mighty Jack and Zita, the space girl, 2019). Barcelona: Astronave, 2020; 272 pp; color por Alex Campbell y Hilary Sycamore; trad. de Xisca Mas; ISBN: 978-84-679-4023-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PinillosCuentos.jpg
martes, 24 de noviembre de 2020

Dice la contracubierta de Cuentos para soñar juntos, de J. S. Pinillos, que es un libro con un enfoque nuevo para conseguir que los niños sean felices y se sientan seguros y acompañados por sus padres en sus sueños. Mi reacción inicial, cuando leo declaraciones así, no es la mejor, pues en este asunto son imposibles ya los enfoques nuevos. Creo que bastaría con decir la verdad: el libro propone treinta cuentos afectuosos que pueden ayudar a los padres en una tarea que no para todos es fácil. Los cuentos son cortos, tienen acentos positivos y tranquilizadores, con frecuencia hablan de sueños en los que aparecen muchas veces papá y mamá, y tienen una moraleja final. Es un libro que puede plantearse como una oportunidad para despertar la imaginación y la creatividad del padre o la madre cuentacuentos que desean compartir con sus hijos historias por la noche.

J. S. Pinillos. Cuentos para soñar juntos (2020). Barcelona: Vergara, 2020; 128 pp.; ISBN: 978-8417664961. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BARAJAS-03BF.jpg
sábado, 21 de noviembre de 2020

Ahora que se acerca el fin de año y voy haciendo balance debo decir que, con todos sus muchos inconvenientes, gracias a las semanas de confinamiento, y a las posteriores restricciones de movilidad y de reuniones, a lo largo del año pude preparar cuatro libros que, a principios de 2020, ni me los planteaba: Corrientes profundas, Verdades y leyendas, Pensar bien, y otro más, dedicado a la crítica de LIJ y titulado Libros como amigos, que publicará, en papel, la editorial Fragua, y que estoy a la espera de que salga. En este aspecto, al menos, se ha cumplido de sobra que «no hay mal que por bien no venga».

Enviar Imprimir
HareTragediaTribunal.jpg
viernes, 20 de noviembre de 2020

He leído Tragedia en el tribunal, de Cyril Hare, movido sobre todo por el comentario, que figura en la contracubierta, de alguien tan de fiar como P. D. James, en el que aplaude la elegancia y el ingenio de la que, según muchos, dice, es «la mejor novela detectivesca inglesa ambientada en el mundo de la justicia». El argumento, formulado de forma esquemática, es que un juez importante recibe amenazas de muerte, que él no se toma en serio, pero sí su esposa, una jurista mucho mejor que su marido. Esto se complica con que un día el juez, algo bebido, atropella a un viandante, que resulta ser un pianista a quien se le rompe un dedo: tanto la denuncia que puede presentar contra él, como la indemnización si llegan a un acuerdo extrajudicial, ponen en peligro su carrera.

Los elogios que mencioné tienen su lógica: el autor fue un juez y abogado prestigioso que, por tanto, sabe de lo que habla; la descripción de los escenarios y de los personajes está cuidada; el planteamiento de los conflictos va, poco a poco, quedando claro. Sin embargo, la novela no es para cualquier lector: se desarrolla en los primeros años de la segunda Guerra Mundial cuando unos jueces itinerantes, con su equipo, recorrían algunas ciudades para impartir allí justicia, unos ambientes que suenan lejanos; aunque son interesantes los choques que van dándose entre personalidades distintas, todo va centrándose cada vez más en finos pormenores jurídicos. Además, algunos comportamientos relacionados con la resolución del caso no me han parecido ajustados a las personalidades descritas antes de los personajes: todos podemos cometer un crimen pero no todos podemos cometer cualquier crimen, como más o menos decía Chesterton.

Cyril Hare. Tragedia en el tribunal (Tragedy at Law, 1942). Madrid: Siruela, 2020; 304 pp.; col. Libros del tiempo; trad. de Esther Cruz Santaella; ISBN: 978-84-17996-58-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RyskiAnimales.jpg
jueves, 19 de noviembre de 2020

Todos mis animales, del polaco Dawid Ryski, con textos de Lauren Napier, es un álbum que vale la pena conocer debido a sus magníficas ilustraciones, como grandes posters, de 23 animales, que se presentan en colores planos, con formas simplificadas, mostrando al animal en cuestión bajo un ángulo a veces humorístico y siempre amable. Las ilustraciones aparecen en la página derecha aunque a veces invaden la izquierda (como el mono, el pulpo, el hipopótamo, el elefante o la ballena), en la que siempre hay un objeto y un texto un tanto poético que lo vincula con el animal en cuestión: unas gafas con el búho; un peine con el león; un sombrero, una pipa y una lupa como de Sherlock Holmes con el zorro, etc. Los poemas no son especialmente atractivos, ni por su contenido ni por su sonoridad. En cualquier caso, el objetivo del álbum está cumplido, tanto por la vistosidad de sus imágenes como porque se perfilan bien las «personalidades» que normalmente consideramos típicas de cada animal.

Dawid Ryski. Todos mis animales (All my animals, 2016). Texto de Lauren Napier. Barcelona: Blume, 2020; 44 pp.; trad. de Cristina Rodríguez Fisher; ISBN: 978-84-18075-22-3. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MartinezReydelBosque.jpg
miércoles, 18 de noviembre de 2020

El rey del bosque, de Rocío Martínez y Margarita del Mazo, tiene como protagonista principal a un oso, que llega a un bosque y dice a sus habitantes que las cosas funcionarían mejor con un rey. Distintos animales se van proponiendo para el cargo pero, finalmente, el oso es nombrado rey por unanimidad. Entonces el oso inunda el bosque de avisos, lo limpia, lo reorganiza y lo valla. Terminado su trabajo, convoca de nuevo a todos los animales.

Relato cuyo argumento tiene una parte que me ha recordado ¡Qué ordenado!, de Emily Gravett, y una buena dosis de crítica social y política. La ilustradora muestra una vez más su versatilidad con unas imágenes que, si cuentan con orden el relato y sugieren bien muchas cosas que no se dicen con las palabras, tampoco son convencionales, por las perspectivas con las que se nos muestran las cosas, por la forma en que se alternan unas escenas recuadradas con otras que muestran algunos momentos de la historia, y por los toques que hacen pensar en pinturas rupestres. El relato tiene una buena y doble conclusión, la segunda de las cuales está ilustrada con una excelente doble página titulada «Todos los reyes del bosque».

Rocío Martínez. El rey del bosque (2020). Texto de Margarita del Mazo. Madrid: Nórdica, 2020; 48 pp.; col. Nórdicainfantil; ISBN: 978-8418067457. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ArrheniusParque2.jpg
martes, 17 de noviembre de 2020

¡En el parque!, de Ingela P. Arrhenius, es un librito pop-up alegre y eficaz. Muestra quince escenas de vida urbana (cafetería, paseando al perro…), o de juegos (cometa, corredora…), o diversiones (tío vivo, balancín…)… Como es habitual en la autora, está bien confeccionado, con su estilo de representar figuras y objetos con formas simplificadas y reconocibles, y con objetivos bien definidos de atraer al lector y fijar su atención.

Ingela P. Arrhenius. ¡En el parque!: pop-up (Au parc, 2019). Barcelona: Combel, 2019; 30 pp.; con la colaboración de David Hawcock; ISBN: 978-84-9101-439-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CuentosPopularesEsp.jpg
sábado, 14 de noviembre de 2020

Fábulas de Esopo como nunca, en versiones de Luz Orihuela ilustradas por Alex Herrerías, 25 Cuentos populares de Perú y 25 Cuentos populares de España, versionados por José Morán Orti e ilustrados por Anna Clariana, son los tres primeros libros, muy bien editados, de una colección informativa y didáctica. En cada uno se contienen 25 relatos seleccionados entre las fábulas de Esopo —La cigarra y la hormiga, La liebre y la tortuga, La lechera, etc.—, entre los más conocidos cuentos populares peruanos —unos que presentan costumbres locales y otros de carácter más universal—, y entre los más extendidos cuentos de regiones españolas —La princesa prisionera, Las tres naranjitas, El hombre del saco, etc.—. Como corresponde a libros pensados con intenciones educativas, al final de cada volumen hay actividades de comprensión lectora. De cada uno hay también excelentes ediciones en audiolibros. Hay más información sobre las características y contenidos de cada libro en el blog de la editorial: de las Fábulas de Esopo, de los cuentos peruanos y de los Cuentos populares españoles.

Luz Orihuela. Fábulas de Esopo como nunca (2020). Pamplona: VOCA, 2020; 100 pp.; col. Colorín Colorado; ilust. de Alex Herrerías y diseño de Elisenda Nogué; ISBN: 978-8418353277. [Vista del libro en amazon.es]
José Morán Orti. 25 Cuentos populares de Perú para crecer juntos (2020). Pamplona: VOCA, 2020; 96 pp.; col. Colorín Colorado; ilust. de Anna Clariana, diseño de Elisenda Nogué; ISBN: 978-8418353291. [
Vista del libro en amazon.es]
José Morán Orti. 25 Cuentos populares de España para descubrir su historia (2020). Pamplona: VOCA, 2020; 104 pp.; col. Colorín Colorado; ilust. de Anna Clariana, diseño de Elisenda Nogué; ISBN: 978-8418353307. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HorowitzMuerteS.jpg
viernes, 13 de noviembre de 2020

Muerte es la sentencia, de Anthony Horowitz, es la segunda y amena novela policial del autor cuyos protagonistas son él mismo y el áspero y eficiente Daniel Hawthorne. El asesinato misterioso que deben resolver es el de Richard Pryce, un abogado importante que ha llevado divorcios de varios famosos: uno de ellos, de una editora, y el último, de una escritora popular que no se lleva nada bien con Horowitz. Se descubre además un suceso extraño de unos años atrás: la muerte de un amigo de Pryce durante una excursión de espeleología en la que también iban Pryce y otra persona más, que, sorprendentemente, acaba de fallecer arrollado por el metro.

Ni los comportamientos de los protagonistas ni el esquema de la novela sorprenderán a quienes hayan leído la novela previa. Hay tensión entre Hawthorne, siempre áspero, y Horowitz, que desea conocer cosas de la vida privada y del pasado de su compañero. Se multiplican los sospechosos y las conjeturas de Horowitz no siempre resultarán correctas. Hay una fuerte rivalidad con la inspectora que lleva la investigación oficial del caso, que desea que Horowitz la informe privadamente de los avances que hace Hawthorne. Hay también datos del trabajo habitual del autor como guionista de populares series televisivas.

Destaca, de nuevo, la personalidad de Hawthorne, un tipo incómodo en sus observaciones más irrelevantes: dice el narrador que «no pretendía ofender adrede, era solo que estaba a la ofensiva por defecto». Hay observaciones típicas sobre cómo es una investigación de este tipo: «Cuando uno descarta lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, ha de ser verdad», dirá Hawthorne. También son típicos los comentarios autoirónicos del narrador: «no me gusta ver sangre bajo ninguna circunstancia, y menos aún si es la mía». No faltan, por supuesto, referencias literarias, y hay algunas informaciones de interés sobre cómo trabajan algunas editoriales para fabricar sus éxitos.

Anthony Horowitz. Muerte es la sentencia (The Sentence Is Death: A Novel, 2019). Barcelona: Catedral, 2020; 400 pp.; trad. de Julia Osuna Aguilar; ISBN: 978-84-16673-07-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RundellExplorador.jpg
jueves, 12 de noviembre de 2020

El explorador del Amazonas, de Katherine Rundell, se desarrolla en los años 30 del siglo XX. Empieza cuando un avión en el que viajan cuatro chicos —Fred, el mayor, de unos doce años, con un padre rico que no le hace mucho caso; los hermanos Lila, de unos once, y Max, de cinco, hijos de unos científicos; y Contia, también de unos diez, que vive con su abuela—, se estrella en la selva amazónica y el piloto muere pero los chicos sobreviven. A partir de este comienzo —parecido al de El hacha—, la novela cuenta cómo los chicos se organizan para sobrevivir: además de las dificultades de tipo natural están las de sus distintos modos de ser y los problemas particulares que plantea un chico pequeño e hiperactivo como Max. Acaban encontrando un plano que les lleva a una famosa ciudad oculta en la selva donde hay un personaje misterioso, antiguo piloto, que, de modo reticente, les ayuda y acaba enseñándoles que no hay que «estar en la selva para ser exploradores: todos los seres humanos son exploradores. Explorar no es más que prestar atención en toda la amplitud de la palabra».

En las conversaciones entre los protagonistas se recuerdan las aventuras del desaparecido Percy Fawcett —las que se cuentan en Z, la ciudad perdida— y de algunos que le intentaron encontrar años después. La narración es tensa y está bien contada, por más que, a veces, haya frases impropias en boca de un niño de cinco años como Max o haya expresiones innecesariamente ampulosas —Fred come «intentando llenar el turbulento agujero abierto en el espacio normalmente ocupado por su estómago»—. Los chicos aprenden habilidades de supervivencia —a huir de las pirañas, a comer tarántulas, etc.—, y, de acuerdo con una sensibilidad de unas décadas después, entienden la necesidad de preservar las selvas amazónicas y que la mayor amenaza para los seres vivos es el ser humano (dejando al margen que, en su situación, los amenazados son ellos, y no lo están por otros seres humanos).

Tiene valor una conversación del final entre Fred y el explorador misterioso —de quien no se da el nombre aunque un buen lector lo descubrirá si repasa las conversaciones iniciales—. En ella, ante las quejas de Fred contra su padre, le dice que no lo juzgue tan rápido, que si lo conociera mejor seguramente le sorprendería, que «está en la naturaleza de los padres» no ser tan predecibles como parecen. Y cuando Fred intenta zanjar una cuestión con un «es muy simple», le interrumpe bruscamente: «No es “muy simple”, Fred. Debes dejar de decir esas palabras. Suprímelas de tu vocabulario. Casi nada es muy simple en la vida. (…) La verdad es tan espinosa y variada como la propia selva».

Katherine Rundell. El explorador del Amazonas (The Explorer, 2017). Barcelona: Salamandra, 2020; 251 pp.; trad. de Begoña Hernández Sala; ISBN: 978-84-18174-03-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RodariErrores.jpg
miércoles, 11 de noviembre de 2020

El libro de los errores da bien la medida del ingenio inteligente y del talento imaginativo de Gianni Rodari. Son 90 textos, unos en prosa y otros en verso, todos cortos y algunos de una sola página, divididos en tres partes. La primera, «Errores para un lápiz rojo», son pequeños incidentes, muchos protagonizados por el profesor Gramáticus, relativos a los problemas de cometer faltas de ortografía. La segunda, «Errores de pensar poco», contiene relatos de los que, más o menos, se obtiene alguna moraleja. Y la tercera, «A buscar el error», son también como propuestas del autor para que los lectores descubran algunas cosas.

El espíritu del libro, como anuncia Rodari al comienzo es, por un lado, mostrar a los educadores una forma bienhumorada de enseñar las cosas, y, por otro, ayudarles a redimensionar las equivocaciones para no dar a los errores más importancia de la que tienen. Así, el profesor Gramáticus reconoce, al final de «Hay que ver», que a veces busca errores en los verbos…, «¡cuando los peores errores están en las cosas!». Pero esto no quiere decir que no se insista en la importancia de hablar y escribir correctamente: al final de «El Giró de Italia» se indica que, sí, «la tilde es muy humilde, pero tiene su importancia: / si no se pone en su sitio, gana siempre la ignorancia».

En las partes segunda y tercera hay relatos que son como fábulas («El entierro del zorro»), como cuentos populares («La sirena de Palermo»), como nuevas versiones de mitos antiguos («Pigmalión»). También hay lecciones que se concluyen bien del relato —«no juzguéis nunca a una persona por su aspecto, por su profesión, por el estado de su chaqueta» («El viento bora y el señor contable»)—, y otras que no se obtienen tan bien, esa es la verdad. Así, «El dromedario y el camello» discuten si lo normal es tener dos jorobas o una; el beduino les dice que el error está en su cabeza, pues «lo normal no existe», cuando, como les ha explicado antes, la naturaleza les ha dado dos jorobas al camello y una al dromedario, es decir, que la conclusión legítima sería que lo normal en cuestión de jorobas para el camello es dos y para el dromedario es una.

Gianni Rodari. El libro de los errores (Il libro degli errori, 1964). Barcelona: Juventud, 2020; 248 pp.; trad. de Carlos Mayor; ilust. de Chiara Armellini; ISBN: 978842614616-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
AviOferAtrapamiradas.jpg
martes, 10 de noviembre de 2020

Atrapamiradas, de Avi Ofer y Marina Núñez, me ha recordado ¡Hola! ¡Hola! por su argumento y por el carácter de la protagonista. Esta es Vera, una niña que va enfadándose cada vez más cuando ve que nadie a su alrededor sostiene la mirada, que todos están absorbidos en sus tareas o en sus móviles, y que «en su casa tampoco hay manera», pues siempre «algo les impide alzar la vista por más de unos segundos» y sus padres incluso han desarrollado la técnica de decirle cosas sin mirarla. Así que acude a su abuela Marga, que nunca tiene prisa, y hace un plan con ella. La narración avanza con unos dibujos dinámicos, con mucho movimiento, que algunas veces ocupan la doble página y, más frecuentemente, presentan dos o tres escenas en cada una.

Avi Ofer. Atrapamiradas (2020). Texto de Marina Núñez. Pontevedra: Kalandraka, 2020; pp.; col. Libros para soñar; ISBN: 978-8413430096. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 7 de noviembre de 2020

Al psiquiatra vienés Viktor Frankl (1905-1997) no lo he leído mucho pero, lo que he leído, me ha dejado mucha huella. Notas de o sobre libros suyos puestas aquí son:

—De la obra de teatro Sincronización en Birkenwald: una conferencia metafísica, (1946): No entendemos bien nuestro papel.

—Del libro donde habla sobre su estancia en Auschwitz, El hombre en busca de sentido (1946):  El hombre en busca de sentido (1), El hombre en busca de sentido (2).

—De un diálogo con Pinchas Lapide titulado Búsqueda de Dios y sentido de la vida. Diálogo entre un teólogo y un psicólogo (2005):  No bloquear la búsqueda de sentido, Varias ideas de «sentido», La fuerza de la oración, Entiende ante quien estás.

Enviar Imprimir
EniaApuntesNaufragio.jpg
viernes, 6 de noviembre de 2020

Me ha parecido un libro magnífico y conmovedor Apuntes para un naufragio, de Davide Enia. En esta reseña se cuenta bien su contenido: el autor viaja a Lampedusa para entrevistarse con personas que, desde hace años, ayudan en el rescate de los inmigrantes que llegan a la isla; uno de los viajes a Lampedusa lo hace con su padre que, como es aficionado a la fotografía, hace sus propios recorridos según sus intereses. La colección de testimonios que va reuniendo el autor se combina con otros dos hilos: uno con reflexiones acerca de la relación con su padre, cardiólogo retirado; y otro relativo a la que tiene con su tío, también médico, que padece un cáncer terminal.

La narración tiene calidad y el tono de denuncia es contenido: el autor se contenta con dejar hablar a quienes están en primera línea. Habla de que Lampedusa es una palabra contenedor: «migración, frontera, naufragios, solidaridad, turismo, temporada estival, marginalidad, milagros, heroísmo, desesperación, calamidad, muerte, renacimiento, redención…». Presenta lo que se ha vivido y vive allí como un ejemplo de «cómo conviven emergencia e hipocresía, burocracia y solidaridad, sensatez y culto a las apariencias». Cuenta situaciones dramáticas, como la del piloto de patrullera que desarrolla un entrenamiento físico específico para sacar cuerpos del agua: «el entrenamiento ayuda a afrontar la vida. A aguantar el cansancio. A soportar el sufrimiento. Nos adiestramos para torturarnos lo menos posible. Nuestra tortura se limita a las personas que no conseguimos salvar».

Hacia el final el autor dice: «Nacerá una épica de Lampedusa. Son cientos de miles las personas que han pasado por la isla. A día de hoy todavía falta una pieza en el mosaico de este presente, y es justamente la historia de los que migran. Nuestras palabras no consiguen captar plenamente su verdad. Podemos mencionar la frontera, el momento del encuentro, mostrar en los documentales los cuerpos de los vivos y de los muertos. Nuestras palabras pueden hablar de manos que curan y de manos que levantan alambradas de espino. Pero la historia de la migración serán ellos mismos quienes la cuenten, los que partieron y que, pagando un precio inimaginable, llegaron a estas playas. Se necesitarán años. (…) Y serán ellos quienes nos expliquen en qué se nos ha convertido Europa y nos mostrarán, como un espejo, en qué nos hemos convertido nosotros».

En otro nivel son emocionantes algunos episodios de las relaciones del autor con su padre, que se hacen compañía en silencio pues son muy pudorosos a la hora de manifestar sus sentimientos. En su viaje juntos, el autor descubre los motivos que tuvo su padre para aficionarse a la fotografía: uno, que la primera cámara que tuvo fue un regalo de su padre y que, como consecuencia, hacer fotografías era su forma de seguir hablando con él; otro, que también era un modo de seguir a su hijo de cerca como guardándole las espaldas. Ambas actitudes reflejan, afirma el narrador, «un amor tan visceral que atraviesa todos los espacios y va más allá del tiempo», expresión que también usará para consolar a su tío cuando su final es inminente.

Además, explica que «hombres de fe, como mi padre, sostienen que, por inescrutables y misteriosos que sean los designios celestes, el libre albedrío es siempre el fiel de la balanza que encamina el curso de las cosas» y se va formando una trama invisible «hasta generar una alineación exacta de espacio y tiempo, y así determinada persona acabará estando en un lugar determinado en un momento preciso. Por ejemplo, salvando vidas humanas que se están ahogando en el mar». Para mi padre, continúa el autor, «fotografiar había pasado a ser un medio y un fin, una pregunta sobre el sentido de la existencia y su respuesta. En última instancia, era el modo en que mi padre buscaba un diálogo con el propio Dios, en el que convivían la pretensión de comprender y el abandono consciente al misterio de la existencia».

Davide Enia. Apuntes para un naufragio (Appunti per un naufragio, 2017) Barcelona: Minúscula, 2020; 240 pp.; col. Paisajes narrados; trad. de Miquel Izquierdo; ISBN: 978-84-120920-5-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BalzacNapoleon.jpg
jueves, 5 de noviembre de 2020

Máximas y pensamientos de Napoleón son una colección de frases recopiladas, a lo largo de los años, por Honoré de Balzac, publicadas en su momento con un seudónimo. En el prefacio el autor señala que las tomó de todos sus textos de distintas épocas, por lo que no hay que buscar en ellas una total coherencia. También apunta, para que nadie espere otra cosa, que «Napoleón es una de las más violentas voluntades que se conocen en los anales de las dominaciones humanas, por lo tanto, su única curiosidad era por las leyes mediante las cuales construyó y mantuvo su poder».

En este sentido, porque se pueden aplicar a lo que vemos alrededor, tienen interés las que reflejan sus conocimientos y sus experiencias de la vida política; también lo tienen, aunque para mí menos, las que hablan de sus experiencias de combate y de guerra y las que podrían estar en libros de autoayuda; y, desde otro punto de vista, son reveladoras las que ponen de manifiesto la nula consideración que un personaje así tiene hacia las personas sobre las que gobierna. Algunas son estas:

37 El hombre menos libre es el hombre de partido.

41 Jamás habrá revolución social sin terror.

81 Hay tantas leyes que nadie está exento de ser colgado.

82 Los partidos se debilitan por el miedo que le tienen a la gente capaz.

94 El orador más grande del mundo es el éxito.

205 El pueblo necesita fiestas ruidosas, los tontos aman el ruido, y la multitud está formada por tontos.

259 Los diarios tendrían que ser reducidos a pequeños carteles.

282 En política el absurdo no es un obstáculo.

291 La policía inventa más de lo que encuentra.

342 Los viejos que conservan los gustos de la juventud no consideran lo que ganan en ridículo.

385 El tonto tiene una gran ventaja sobre el hombre inteligente, está siempre contento de sí mismo.

405 La política más falsa es aquella que opone una facción a la otra y se jacta de dominarlas.

421 Uno puede pararse cuando asciende, nunca cuando cae.

461 Hay más posibilidades de encontrar un buen soberano a través de la herencia que de una elección.

493 De todas las aristocracias, la del dinero es la peor.

Honoré de Balzac. Máximas y pensamientos de Napoleón (Maximes et pensées de Napoléon, 1838). Madrid: Mármara, 2020; 120 pp.; col. La balsa de piedra; trad. de Hugo Savino; ISBN: 978-8412008081. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HartlingDjadi.jpg
miércoles, 4 de noviembre de 2020

Si ayer hablaba de álbumes sobre inmigrantes, hoy toca hablar de un relato con igual tema: Djadi, el niño refugiado, de Peter Härtling. Se desarrolla en Fráncfort, su protagonista tiene once años, procede de Homs, Siria, y no tiene familia. Jan, un trabajador social del centro de ayuda para jóvenes, lo lleva con él a su casa: un piso que comparten, él y su pareja, con dos parejas más, unos profesores jubilados y otros amigos. El libro es breve y cuenta, en veinte capítulos cortos, las dificultades de comunicación y adaptación de Djadi, así como los esfuerzos de todos para que, respetando sus ritmos y sus deseos, aprenda el idioma, deje atrás sus temores, y se adapte. A Djadi le ayudará, en especial, el modo de ser nada intrusivo de Wladi, el profesor jubilado de 75 años, que pasa mucho tiempo en su compañía. Como libros anteriores del autor, este también se caracteriza por su narración escueta y sus diálogos medidos, que, aunque omitan tantas cosas, y precisamente por su ausencia de descripciones y consideraciones superfluas, sí transmiten bien un aire de verosimilitud que hace pensar al lector que las cosas «bien pueden ser así».

Peter Härtling. Djadi, el niño refugiado (Djadi, Flüchtlingsjunge, 2016). Madrid: Anaya, 2018; 117 pp.; col. Clásicos modernos; trad. de Carmen Bas; ISBN: 978-84-698-3623-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ChuwyHope.jpg
martes, 3 de noviembre de 2020

He puesto ya muchos álbumes que tratan sobre las dificultades, tantas veces insuperables, de quienes deben huir de sus casas y dejar atrás su país: algunos los mencioné en la nota La necesidad de marcharse. A ellos se puede sumar ahora Mi nombre es Hope, de Chuwy y Gilberto Mariscal. En él, un niño africano habla de su vida tranquila y pacífica, en su pueblo y con su madre, en la escuela y con su afición a la lectura, hasta que la guerra llega y su madre le dice que huya en su barca, y le da un mensaje: «Si eres bueno, si eres fuerte, si eres valiente… el camino de las estrellas te llevará a tu destino». La narración es sencilla y el argumento es lineal. El enfoque de los problemas, basado en el entusiasmo del niño por las palabras, es poético, y la resolución amable, aunque se agradece, puede sonar demasiado voluntarista. Desde la ola que figura en la cubierta, inspirada en la famosa de Hokusai, las demás ilustraciones de los escenarios y de los personajes son muy atractivas, pues están bien compuestas y tienen mucho colorido.

Chuwy. Mi nombre es Hope: Una historia sobre el amor, la valentía y la esperanza (2020). Texto de Gilberto Mariscal. Publicación independiente, 2020; 48 pp.; ISBN: 979-8680173701 y ASIN: B08HSDY7HW. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo