Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'El misterio de la existencia' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
EniaApuntesNaufragio.jpg

viernes, 6 de noviembre de 2020

El misterio de la existencia


Me ha parecido un libro magnífico y conmovedor Apuntes para un naufragio, de Davide Enia. En esta reseña se cuenta bien su contenido: el autor viaja a Lampedusa para entrevistarse con personas que, desde hace años, ayudan en el rescate de los inmigrantes que llegan a la isla; uno de los viajes a Lampedusa lo hace con su padre que, como es aficionado a la fotografía, hace sus propios recorridos según sus intereses. La colección de testimonios que va reuniendo el autor se combina con otros dos hilos: uno con reflexiones acerca de la relación con su padre, cardiólogo retirado; y otro relativo a la que tiene con su tío, también médico, que padece un cáncer terminal.

La narración tiene calidad y el tono de denuncia es contenido: el autor se contenta con dejar hablar a quienes están en primera línea. Habla de que Lampedusa es una palabra contenedor: «migración, frontera, naufragios, solidaridad, turismo, temporada estival, marginalidad, milagros, heroísmo, desesperación, calamidad, muerte, renacimiento, redención…». Presenta lo que se ha vivido y vive allí como un ejemplo de «cómo conviven emergencia e hipocresía, burocracia y solidaridad, sensatez y culto a las apariencias». Cuenta situaciones dramáticas, como la del piloto de patrullera que desarrolla un entrenamiento físico específico para sacar cuerpos del agua: «el entrenamiento ayuda a afrontar la vida. A aguantar el cansancio. A soportar el sufrimiento. Nos adiestramos para torturarnos lo menos posible. Nuestra tortura se limita a las personas que no conseguimos salvar».

Hacia el final el autor dice: «Nacerá una épica de Lampedusa. Son cientos de miles las personas que han pasado por la isla. A día de hoy todavía falta una pieza en el mosaico de este presente, y es justamente la historia de los que migran. Nuestras palabras no consiguen captar plenamente su verdad. Podemos mencionar la frontera, el momento del encuentro, mostrar en los documentales los cuerpos de los vivos y de los muertos. Nuestras palabras pueden hablar de manos que curan y de manos que levantan alambradas de espino. Pero la historia de la migración serán ellos mismos quienes la cuenten, los que partieron y que, pagando un precio inimaginable, llegaron a estas playas. Se necesitarán años. (…) Y serán ellos quienes nos expliquen en qué se nos ha convertido Europa y nos mostrarán, como un espejo, en qué nos hemos convertido nosotros».

En otro nivel son emocionantes algunos episodios de las relaciones del autor con su padre, que se hacen compañía en silencio pues son muy pudorosos a la hora de manifestar sus sentimientos. En su viaje juntos, el autor descubre los motivos que tuvo su padre para aficionarse a la fotografía: uno, que la primera cámara que tuvo fue un regalo de su padre y que, como consecuencia, hacer fotografías era su forma de seguir hablando con él; otro, que también era un modo de seguir a su hijo de cerca como guardándole las espaldas. Ambas actitudes reflejan, afirma el narrador, «un amor tan visceral que atraviesa todos los espacios y va más allá del tiempo», expresión que también usará para consolar a su tío cuando su final es inminente.

Además, explica que «hombres de fe, como mi padre, sostienen que, por inescrutables y misteriosos que sean los designios celestes, el libre albedrío es siempre el fiel de la balanza que encamina el curso de las cosas» y se va formando una trama invisible «hasta generar una alineación exacta de espacio y tiempo, y así determinada persona acabará estando en un lugar determinado en un momento preciso. Por ejemplo, salvando vidas humanas que se están ahogando en el mar». Para mi padre, continúa el autor, «fotografiar había pasado a ser un medio y un fin, una pregunta sobre el sentido de la existencia y su respuesta. En última instancia, era el modo en que mi padre buscaba un diálogo con el propio Dios, en el que convivían la pretensión de comprender y el abandono consciente al misterio de la existencia».

Davide Enia. Apuntes para un naufragio (Appunti per un naufragio, 2017) Barcelona: Minúscula, 2020; 240 pp.; col. Paisajes narrados; trad. de Miquel Izquierdo; ISBN: 978-84-120920-5-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo