Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La sociedad ideal para el blasfemo' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HadjadjUltimasNot.jpg

viernes, 12 de abril de 2019

La sociedad ideal para el blasfemo


Últimas noticias del hombre (y de la mujer), es una colección de artículos de prensa de Fabrice Hadjadj, bien presentada en esta reseña. Al ser textos variados dan idea de su pensamiento y al ser cortos dan idea de la forma incisiva y sugerente de argumentar de Hadjadj. A continuación hago una breve selección de mis notas.

De las nuevas tecnologías dice que perfeccionan nuestra impaciencia: «En el fondo, ¿cuál es la virtud humana que desarrolla la sofisticación de los dispositivos que nos rodean? Esencialmente, la impaciencia. El campesino de ayer estaba mucho más dispuesto a ser paciente: no podía acelerar el crecimiento de las plantas».

De quienes propugnan con entusiasmo cualquier diálogo hace notar cómo, «en su inconfesable sordera, saben representar muy bien la escena de “la escucha”. Pero el problema no está solamente en esta actitud. Obviamente, en numerosas ocasiones, la verdad reclama algo distinto del diálogo. Por ejemplo, una buena patada en el culo. A veces, no hay nada mejor para abrir el oído».

A propósito del interés actual de tantos niños por los dinosaurios hace una observación de lo más original: «Hay una profunda pedagogía en el dinosaurio de peluche. (...) Así, el T-Rex de plástico o de espuma es un juguete mucho más educativo que los juguetes educativos, pues familiariza a nuestros pequeños no solamente con la lucha feroz por la supervivencia, sino también y sobre todo con la perspectiva de una extinción total».

Frente a otras interpretaciones, señala que «según Horacio, el Carpe diem se basa en cierta relación con la providencia divina: se trata de no ser sacrílego con ella. (…) Esa relación se hace explícita en una expresión de la oda octava, que reequilibra nuestra famosa fórmula horaciana: Permitte divis cetera, “Remite lo demás a los dioses”. Por consiguiente, coger el día no es reducirse al momento presente: supone una promesa y una esperanza, el recuerdo de que en el pasado los dioses fueron favorables y el sentido de que en el porvenir los males que permitan serán pruebas para nosotros».

Abundan las frases certeras, muchas veces paradójicas, que hacen comprender mejor algunas cosas: 

—«Aquel que, por ser hospitalario, pide que se retiren todos los símbolos ligados a su propia cultura, no duda en exigir, en tanto que turista, que sean conservados todos los símbolos del país que visita»;

—«La originalidad no se despliega más que dando hospitalidad a nuestros orígenes»;

—«Los antisistema son siempre bastante sistemáticos: lo que esperan es otro sistema, mejor»;

—«En una sociedad completamente atea, la blasfemia es imposible; en el Estado Islámico, está prohibida. La única configuración perfecta para el blasfemo es la de una sociedad cristiana».

Fabrice H. Últimas noticias del hombre (y de la mujer) (Dernières nouvelles de l'homme (et de la femme aussi)). Madrid: Homo Legens, 2018; 428 págs.; trad. de Sebastián Montiel; prólogo de Enrique García-Máiquez; ISBN: 978-8417407209. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo