Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Culto y bobalicón' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AllinghanTigre.jpg

viernes, 12 de mayo de 2017

Culto y bobalicón


Después de haber hablado de dos libros de Ngaio Marsch sobre Roderick Alleyn, le toca el turno a su contemporánea Margery Allingham y su detective aristócrata Albert Campion. He leído El signo del miedo, el quinto de sus andanzas, y el posterior El tigre en la niebla, una novela muy elogiada por J.K. Rowling. No son relatos totalmente centrados en los casos a resolver, como los de Marsch o como los de Agatha Christie, sino que tienen una construcción que cabría calificar de más literaria. Los dos libros citados tienen un tono distinto: El signo del miedo tiene toques de comedieta y en él Campion ocupa un papel central; El tigre en la niebla transmite más tensión y seriedad y en la trama Campion no es el único ni el principal detective detrás de resolver el caso.

En el primero —que no tiene un desarrollo muy claro al comienzo, hay que tener un poco de paciencia para ver lo que está en juego— Campion y unos amigos han de probar a quién pertenecen unas tierras y un título. Deben defender los derechos de la familia Fitton frente a un poderoso financiero llamado Brett Savanake (a quien, ya en el dramatis personae con el que comienza el relato, se le califica de “bellaco”, lo que nos da el tono de la historia). El gran personaje de la historia es una jovencita hiperactiva y muy habladora llamada Amanda Fitton, que hace buenas migas con Campion (de hecho, en El tigre en la niebla la veremos casada con Campion).

El tigre en la niebla comienza con que a Meg Elginbrodde, una joven viuda de guerra a punto de casarse de nuevo le llega la información de que tal vez su marido no falleció durante la invasión de Normandía, como le habían dicho siempre. Entran en acción Campion y el competente inspector Charlie Luke, de Scotland Yard, y van apareciendo curiosos y antiguos compañeros del marido en el ejército. En especial cobra importancia un malvado genuino llamado Jack Havoc, que persigue unas riquezas ocultas y que consigue librarse una y otra vez de sus perseguidores. Complica las cosas que el nuevo novio de Meg, Geoffrey Levitt, interviene por su cuenta.

En el primero a Campion se lo presenta con aspecto bobalicón, aunque culto, seguro de sí mismo, y con clara conciencia de su superioridad (es de alta cuna pero lo esconde: «a partir de ahora no recibiré más respeto que el que naturalmente merece mi superior intelecto» dice al comienzo). En el segundo Campion se comporta de modo más adulto y sereno y secunda las acciones de una elogiadísima Scotland Yard cuyo magnífico equipo de investigación «trabajaba de manera incansable y experta, comprobaba cada falso informe, cribaba todas las pruebas incoherentes y prestaba una cortés y meticulosa atención a cualquier llamada telefónica».

Las narraciones tienen sentido común y sentido del humor: por ejemplo, en la primera novela la señora Huntingforest cuenta que, cuando visitó a las dos jóvenes hermanas Fitton y vio que vivían solas decidió quedarse a vivir con ellas: «no me parecía bien, y no me parecía seguro. Soy bastante liberal, o eso creo, pero no soy tonta. Así que puse orden, y aquí me quedé». En ellas no faltan excelentes y muy inglesas descripciones: así, de la secretaria de Savanake se nos dice que tenía «el vago aire de infalibilidad de un ministro laborista»; la segunda novela tiene un arranque que da idea del estilo de la autora y que marca el tono de toda la trama: «La niebla parecía una manta color azafrán empapada de agua helada. Llevaba todo el día flotando sobre Londres, y por fin comenzaba a descender. El cielo presentaba el mismo color amarillento de un guardapolvo, apoyado sobre una capa grisácea punteada de topos negruzcos e iluminada por esporádicas esquirlas de color pescado…».

Margery Allingham. El signo del miedo (Sweet Danger, 1933; o, en la edición nortemericana, The Fear Sign). Madrid: Impedimenta, 2016; 286 pp.; trad. de Guillermo López Gallego; ISBN: 978-84-16542-49-9. [Vista del libro en amazon.es]
Margery Allingham. El tigre en la niebla (The tiger in the smoke, 1952). Barcelona: RBA, 2011; 318 pp.; col. Serie negra; trad. de Damià Alou; ISBN: 978-84-9006-003-2. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo