Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Aprender a tomar distancia' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HadjadjProfSexos.jpg

domingo, 5 de junio de 2016

Aprender a tomar distancia


Ya que he citado hace poco unos comentarios de Zygmunt Bauman a propósito de Un mundo feliz, 1984 y Nosotros, pongo unos comentarios, apoyados en las mismas novelas, que hace Fabrice Hadjadj en La profundidad de los sexos, un libro singular bien comentado en esta reseña.

Ahí apunta que le parece muy notable que esas tres novelas de anticipación «tengan como motivo central el esfuerzo del poder por negar toda profundidad a la unión de los sexos. En cada uno de los totalitarismos imaginados, la utopía del progreso lleva a cabo una desconexión radical entre la relación sexual, por un lado, y la fidelidad amorosa y la procreación por otro: la primera se reduce a una cuestión de higiene, la segunda aparece como un peligro frente a la lealtad exclusiva al Partido, la tercera es trabajo exclusivo de los genetistas. Y, en cada una de las tres intrigas novelescas, es siempre el deseo incalculable de un hombre por su amante lo que tensa el arco capaz de arrancarlos del sometimiento».

En otro momento Hadjadj explica cómo también los niños pueden liberarnos del sometimiento a reglas que con facilidad damos por supuestas. Lo dice del siguiente modo: «El niño nos atrae a una isla virgen fuera del continente civilizado. Nos descondiciona. Afloja las cadenas que nos someten a las reglas de una época y de un país, nos retira de las preocupaciones mundanas, de las complicaciones del decoro, de la angustia sexual. Se puede uno largar con él y volver a lo fundamental: ¿Por qué hay algo en lugar de nada? O también: ¡Qué increíble, un tenedor de persona grande! (...) Nos permite tomar cierta distancia respecto de las leyes y ambientes, cuya pertinencia se ve así cuestionada, desacreditada o verificada. El niño prohíbe al mundo cerrarse tanto en sus satisfacciones chatas como en sus engreídas ansiedades».

Fabrice Hadjadj. La profundidad de los sexos (por una mística de la carne) (La profondeur de sexes (Pour une mystique de la chair), 2009). Granada: Nuevo Inicio, 2010; 304 pp.; Publicaciones del Instituto de Teología “Lumen Gentium”; trad. de Francisco Javier Martínez y Sebastián Montiel; ISBN: 978-84-936102-2-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo