Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La niñez como institución (1)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 13 de abril de 2014

La niñez como institución (1)


La desaparición de la niñez, de Neil Postman, es un libro de hace tiempo que vale la pena conocer. Su primera parte, la mejor y más duradera, es una historia a grandes rasgos de la niñez como institución. Las consideraciones de la segunda parte sobre la desaparición de la niñez en los Estados Unidos, siendo válidas en muchas cosas, se han visto desbordadas por los avances tecnológicos de las últimas décadas.

El autor habla de que los griegos, «aunque no inventaron la niñez, anduvieron lo bastante cerca para que dos milenios después, cuando se inventó, pudiéramos reconocer sus raíces». Luego explica que los romanos tuvieron una conciencia de la niñez superior a la de los griegos pues establecieron la relación entre niñez y pudor: «la niñez no puede existir sin una idea bastante desarrollada del pudor». Después se detiene en la Edad Media, cuando no había escuela, imprenta, ni pudor, ni normas de cortesía, ni secretos: el niño tenía acceso a todas las formas de comportamientos comunes a su cultura como, dice, algunas pinturas de Brueghel ponen de manifiesto.

Un siguiente paso vino dado por la invención de la imprenta, que creó una nueva definición de la adultez basada en la competencia para la lectura. «La imprenta capta, domestica y transforma el tiempo y, en el proceso, modifica la conciencia que la humanidad tiene de sí misma». Se comprueba entonces que, «donde la capacidad de leer y escribir tenía un valor alto y persistente, había escuelas, y donde había escuelas, el concepto de niñez se desarrolló rápidamente. Por eso la niñez surgió antes y con un perfil más definido en las Islas Británicas» pues, «en un periodo relativamente corto, los ingleses transformaron su sociedad en una isla de escuelas», y ya en 1660 había una escuela cada 4.400 habitantes. El auge de la niñez como institución, que creció gracias también a la influencia de algunos pensadores como Locke y Rousseau, llegó a su punto álgido en las primeras décadas del siglo XX y Postman cifra su decadencia, en Estados Unidos, a partir de 1950, cuando la televisión se puede considerar que es ya universal.

Neil Postman. La desaparición de la niñez (The Disappearance of Childhood, 1982). Barcelona: Círculo de Lectores, 1988; 206 pp.; trad. de Margarita Cavándoli; ISBN: 84-226-2695-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo