Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Zapatos para pies de un solo dedo' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
McCallSmithPriAgDet.jpg

jueves, 19 de enero de 2012

Zapatos para pies de un solo dedo


Un buen consejo de una lectora de la página me llevó hace unos meses a leer varios libros de Alexander McCall Smith, un escocés que nació y pasó su infancia en Zimbaue (antigua Rodesia), protagonizados por Precious Ramotswe: La primera detective de Botsuana, Las lágrimas de la jirafa, Zapatitos azules y felicidad. Hay más pero, de momento, no los conozco.

El primero cuenta quién es la protagonista, una mujer de unos 35 años «de complexión tradicional» que monta la primera agencia de detectives de su país y, al hilo de casos a los que va enfrentándose, habla de su vida pasada —su infancia y juventud con su padre, Obed, ya fallecido; sus primeras experiencias profesionales como contable de una empresa; su desgraciado primer matrimonio con un trompetista y el dolor que le dejó el fallecimiento de su bebé recién nacido—. En el siguiente ocurren nuevos incidentes y, tal como se veía en el primero, se anuncia su futuro matrimonio con J. L. B. Matekoni, el competente y bondadoso jefe del taller mecánico Speedy Motors. En el tercero ya están casados y coge más protagonismo mma Makutsi, la que al principio era una celosa secretaria y ahora es ya detective adjunta.

Son narraciones ágiles y divertidas, amables y llenas de humanidad, con mucha información sobre las costumbres y formas de vida locales. En ellas se suceden y entrelazan pequeñas intrigas detectivescas sobre cuestiones distintas: un niño que desaparece, un doctor que a veces actúa bien y otras mal, una mujer que desconfía de su marido, otra que pensaba que su padre había desaparecido pero un día se presentó en su casa, etc. Las cosas se suelen ver desde la perspectiva de mma Ramotswe, pero hay momentos en los que se sigue el curso de los pensamientos de otros personajes. Esto le sirve al narrador para mostrar el orgullo nacional local, el dolor por los sufrimientos de África, las críticas contra la forma de conducir de sus vecinos sudafricanos, el deterioro de la tradicional buena educación africana junto con lamentos sobre que los jóvenes no son tan considerados como antes, etc. También hay quejas equilibradas de los males propios de África: en el primer libro se indica que la gran tradición africana de ayudar a la familia, tan positiva, también da facilidades a caraduras y parásitos, la clase de «gente que arruinaba el sistema, pensó mma Ramotswe, la que desprestigiaba las viejas costumbres»; o se comenta el temor a las brujerías: dice el señor Matekoni que «no nos gusta hablar de ello», pero «es de lo que más nos avergonzamos los africanos. Sabemos lo que ocurre, pero hacemos la vista gorda. Sabemos perfectamente qué pasa con los niños desaparecidos. Perfectamente».

Hay muchos momentos hilarantes. Unos son debidos a la resistencia de los hombres a realizar tareas que la mujer ha desempeñado tradicionalmente. Así, en Zapatitos azules y felicidad, un comerciante, Phuti Radiphuti, le pregunta a su futura esposa, mma Makutsi, si es feminista, y cuando ella le dice que naturalmente que lo es, el narrador nos dice los pensamientos del novio: «Había imaginado un futuro de ternura y de cuidados mutuos, pero ahora lo veía más como un futuro de griterío y conflictos». Otros toman la forma de diálogos incisivos entre mujeres como, por ejemplo, un coloquio entre mma Ramotswe y mma Makutsi, cuando esta se encapricha de unos zapatos puntiagudos y mma Ramotswe, como quien no quiere la cosa, le dice: «Pero, que yo sepa, nadie tiene los pies puntiagudos —objetó Mma Ramotswe—. Si tuviéramos los pies en punta, en lugar de cinco dedos tendríamos sólo uno. —Hizo una pausa, dudando del efecto de su observación—. Bueno, será que esos zapatos están pensados para personas con un solo dedo, y no cinco. Zapatos ortopédicos o algo así».

Alexander McCall Smith. La primera detective de Botsuana (The No.1 Ladies’ Detective Agency, 1998). Barcelona: Umbriel, 2003; 216 pp.; trad. de Marta Torent López de Lamadrid; ISBN: 84-95618-38-9. Nueva edición en Punto de Lectura, 2008; 272 pp.; ISBN-13: 978-8466321921.
Alexander McCall Smith. Las lágrimas de la jirafa (Tears of the Giraffe, 2000). Barcelona: Umbriel, 2004; 198 pp.; trad. de Marta Torent López de Lamadrid; ISBN: 84-95618-39-7.
Alexander McCall Smith. Zapatitos azules y felicidad (Blue Shoes and Happiness, 2008). Madrid: Suma de letras, 2009; 305 pp.; trad. de Luis Murillo Fort; ISBN: 978-84-8365-092-9.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo