Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Distinciones básicas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 29 de noviembre de 2009

Distinciones básicas


Robert Spaemann:
«El modelo paradigmático de toda educación es el aprender a hablar. La lengua moderna no se aprende mediante clases curricularmente organizadas. La lengua que se le enseña al niño tampoco se la inventa uno, sino que es la propia lengua. La lengua materna es la lengua de la madre. A medida que la madre y el resto de personas que tratan con el niño van incorporando a éste a la comunidad hablante, al hablar con él, aprende el niño a hablar. El lenguaje no es en primer término un instrumento para el dominio del mundo y la comunicación. Sucede más bien que el mundo sólo se nos da en la interpretación lingüística. Aprender a hablar es el modelo para cualquier otra educación. Educación es introducción al propio mundo, interpretación del mundo, práctica de distinciones, ya sea la distinción entre un mirlo y un petirrojo, entre un arroyo y un canal, o entre un Mercedes y un Volkswagen. Pero también la distinción entre lo importante y lo banal, entre lo bello y lo feo, entre el bien y el mal. Estas últimas distinciones no se pueden aprender de manera puramente teórica. La distinción entre lo importante y lo banal se adquiere sólo mediante la práctica de actos de preferencia, de postergación y de renuncia. La distinción entre lo “bello” y lo “feo” se adquiere cuando se va más allá del “Esto me gusta” o “Esto no me gusta” y se educa un órgano para la percepción de cualidades objetivas. Pero esto sucede en primer lugar mediante el encontrarse uno con lo bello, relacionarse con ello y aprender a hacer de una manera bella lo que uno hace. Y la distinción entre el bien y el mal se adquiere sólo cuando uno aprende a tomar partido en favor de unos o de otros, y en ocasiones también contra uno mismo. Cuando aprende que el mundo es un campo de batalla entre el bien y el mal y que esta lucha llega al propio corazón».

Robert Spaemann. «Educación para la realidad. Discurso con motivo del aniversario de un hospicio», en Limites, acerca de la dimensión ética del actuar (Grenzen, Zur ethischen Dimension des Handelns, 2001). Madrid: Eiunsa, 2003; 512 pp.; col. Ética y sociedad; trad. de Javier Fernández Retenaga y José Carlos Mardomingo Sierra; ISBN 10: 84-8469-074-1.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo