Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'MOLINA, Silvia' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MOLINA, Silvia
Escritora mexicana. 1946-. Nació en México D.F. Estudió antropología y letras hispánicas. Autora de varias novelas, ensayos y libros infantiles.

MolinaQuieroSer.JPG
Quiero ser la que seré
(2000)
León: Everest, 2005, 5ª impr.; 73 pp.; col. Punto de encuentro; ilust. de Ángel ESTEBAN LOZANO; ISBN: 84-241-7920-X.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Recuerdos de infancia centrados en la incomprensión que sentía una niña que padecía dislexia, cuando no se conocía casi la existencia de esa enfermedad ni sus posibilidades de curación. La pequeña María del Carmen habla de su madre que, después de quedar viuda, se casa con un antiguo amigo, ahora divorciado; de sus hermanos, quejosos del nuevo padrastro; de la escuela de monjas donde asiste por primera vez a clase y de su amiga Isabel; de la asistenta Tere, que la llevaba con ella al mercado y, al ver su habilidad para las cuentas, le decía que «vas a ser muy buena en lo que serás».
Relato con acentos poéticos, excelente para chicos algo mayores y adultos, a los que hace pensar en el sufrimiento interior de un niño, y de más difícil asimilación para los niños a los que supuestamente va dirigido, dados sus acentos evocadores y de análisis del pasado. La narradora transmite bien tanto sus propias dificultades como las dificultades que tenían quienes se relacionaban con ella. De sí misma dice que «tonta no era sino chambona para leer y escribir, sobre todo cuando alguien me presionaba o me estaba observando». De quienes estaban a su alrededor, aunque los enjuicia normalmente con simpatía y comprensión, señala su incapacidad para entenderla: su mamá pensaba que su torpeza era su protesta por no tener a papá y su abuela decía que así se quejaba de tener ahora padrastro; sus hermanos la echaban en cara que hacía las cosas para llamar la atención y ser aún más consentida; su amiga Isabel se divertía con sus errores, «pusiste ed por de, qué chistoso»; sus maestras veían ser zurdo como algo malo o a veces la llamaban rebelde, torpe, inútil, mentirosa...

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo