Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'MODIANO, Patrick' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MODIANO, Patrick
Escritor francés. 1945-. Nació en Boulogne-Billancourt. Hijo de padre judío y de una actriz belga. Desde que comenzó su carrera como escritor en 1968 ha publicado muchas novelas.

ModianoCatherine.JPG
Los mundos de Catalina
(Catherine Certitude, 1988)
Madrid: SM, 2001; 89 pp.; col. El Barco de Vapor; ilust. de Jean Sempé; trad. de Miguel Azaola; ISBN: 84-348-7815-1.
Nueva edición, titulada Catherine, en Blackie Books, 2014; 96 pp.; col. BB; trad. de Miguel Azaola; ISBN: 978-8416290093. [Vista del libro en amazon.es]
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Vida diaria.
Una profesora de ballet de Nueva York recuerda su infancia en París: su vida con su padre, la relación que ambos tenían con un insoportable socio, su asistencia a las clases de ballet de Madame Dismaïlova y, sobre todo, cómo quitarse las gafas significaba para ella entrar en otro mundo, sin asperezas, «tan suave y tan acariciante como una gran almohada de plumón».
Apoyado por unas magníficas ilustraciones, Los mundos de Catalina es un breve relato en el que no pasa nada que pueda enganchar al lector pequeño, salvo a ciertos chicos sensibles y ya muy lectores. Y es que Modiano, en mi opinión con acierto, no ha infantilizado su estilo y ha redactado esta leve historia con su habitual estilo lacónico y preciso, y con los mismos acentos de nostalgia y recuperación del pasado de la mayoría de sus libros anteriores. En uno de ellos afirma que si hay un tema que le afecta más que ningún otro es el de la «supervivencia de las personas que han desaparecido, la esperanza de volver a encontrar algún día a quienes se perdieron en el pasado», y que «no ha sucedido lo irreparable, todo va a volver a empezar como antes». De otro modo, aquí habla de lo mismo, de la niña que fue la Catalina de hoy, que al final concluye que «siempre seguimos siendo nosotros mismos y las personas que hemos sido en el pasado continúan vivas hasta el fin de los tiempos. Por eso siempre habrá una niña llamada Catalina Certitude que paseará con su padre en París por las calles del distrito 10».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo