Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'ALEXANDER, Lloyd Chudley' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ALEXANDER, Lloyd Chudley
Escritor norteamericano. 1924-2007. Nació en Filadelfia, Pensilvania. Estudió en la Sorbona, París. Durante la segunda Guerra Mundial estuvo un tiempo en Gales, donde se aficionó a los temas y mitologías que, más tarde, usó en sus novelas. Fue traductor de autores franceses antes de dedicarse a escribir ficciones juveniles de fantasía, a partir de 1963, género en el que ha obtenido grandes éxitos. Falleció en Drexel Hill, Pensilvania.

CRÓNICAS DE PRYDAIN
(The Chronicles of Prydain, 1964)
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Prydain1.jpg
El Libro de los Tres
(The Book of Three, 1964)
Barcelona: Martínez Roca, 1987; 154 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1095-8.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2003, 2ª impr.; 224 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6627-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Taran, un chico joven cuyo trabajo consiste en ayudar a Coll, el cuidador de Hen Wen, una cerda oráculo, debe luchar con Arawn, el malvado Señor de Annuvin. Taran hace amigos que le acompañarán en sus aventuras posteriores. El más sorprendente es Gurgi, un extraño personaje, de brazos largos, flacos y lanudos, que se convertirá en su inseparable compañero, y que tiene un característico modo de expresarse, siempre quejándose: «¡Oh, cosas malignas y perversas acechan al pobre e inofensivo Gurgi! ¡Oh buen amo, salva la pobre y tierna cabeza de Gurgi de daños y peligros!».
Prydain2.jpg
El Caldero mágico
(The Black Cauldron, 1965)
Barcelona: Martínez Roca, 1988; 159 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1179-2.
Otra edición titulada El Caldero negro, está en Madrid: Alfaguara, 2003, 2ª impr.; 224 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6628-X.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Taran sigue combatiendo contra el rey Arawn y sus guerreros inmortales, que pretenden dominar la tierra de Prydain, y quiere arrebatarles el caldero mágico, fuente de la fortaleza del Señor de la Muerte. Además, tres nefastas brujas pretenden convertir a Taran en un sapo.
Prydain3.jpg
El Castillo de Llyr
(The Castle of Llyr, 1966)
Barcelona: Martínez Roca, 1990; 154 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1426-0.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2004; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-0087-4.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
La princesa Eilonwy, enviada para recibir una educación de acuerdo con su rango a la isla de Mona, choca con la malvada hechicera Achren. Es decisiva una pequeña esfera que luce sólo en manos de aquellos que piensan más en los demás que en sí mismos; y brilla con más intensidad que nunca cuando su poseedor está dispuesto al mayor sacrificio posible. El bardo Flewddur, al darse cuenta, exclama: «En cuanto descubres eso has descubierto un gran secreto, ciertamente..., con o sin el juguete».
Prydain4.jpg
Taran el vagabundo
(Taran Wanderer, 1967)
Barcelona: Martínez Roca, 1992; 207 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1599-2.
Otra edición titulada Taran el errante está en Madrid: Alfaguara, 2004; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-0098-X.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Taran emprende un viaje para descubrir su origen: piensa que si logra demostrar su origen noble, podrá casarse con Eilonwy. Conoce a Craddor, el pastor, un hombre trabajador y honrado que, sin embargo, al final de su vida reconoce que «la media verdad es aún peor que la mentira».
Prydain5.jpg
El Gran Rey
(The High King, 1968)
Barcelona: Martínez Roca, 1994; 231 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1825-8.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2005, 2ª impr.; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6722-7.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Al comienzo, Taran recuerda que, después de sus correrías anteriores, encontró más de lo que buscaba, aunque no fuera lo que deseaba... Declara que ya ha «aprendido que la vida de un hombre vale más que la gloria y que un precio pagado en sangre siempre es un precio doloroso y demasiado caro». Junto con sus amigos, vuelve a enfrentarse una vez más con Arawn. Y se resuelven los enigmas planteados en los primeros libros.
Las Crónicas de Prydain son una saga de literatura fantástica inspirada en relatos mitológicos germánicos y célticos, en especial la recopilación galesa titulada MABINOGION. Es un mundo imaginario, con reminiscencias mágicas y ambiente paramedieval. En un clima optimista, con rasgos de humor y un estilo poético, Alexander exalta el valor, la alegría en las dificultades, la lealtad en la amistad. Sobresale su habilidad en la caracterización de los personajes: tanto Gurgi como el bardo Flewdur son inolvidables, así como la princesa Eilonwy, una chica que desprecia las actividades femeninas tradicionales...

Las semejanzas de las Crónicas de Prydain con El Señor de los anillos son notorias: como Bilbo y Frodo, Taran se verá envuelto en aventuras que le superarán y se dará cuenta de que «a la mayoría de nosotros se nos llama a desempeñar tareas que se hallan mucho más allá de lo que nos creemos capaces de hacer. Nuestras capacidades rara vez están a la altura de nuestras aspiraciones y, a menudo, nos encontramos lamentablemente mal preparados para ellas». También como Bilbo y Frodo, Taran aprenderá que las decisiones han de ser tomadas por la sabiduría y no por el deseo de seguir los dictados del corazón y cómo, cuando se supera el desánimo, en el corazón florece de nuevo el coraje. Al final habrá sido un héroe no gracias a los encantamientos sino a través de su propia hombría.
Los cimientos del aprender

Taran podrá concluir felizmente sus aventuras gracias a consejeros sabios. En El Libro de los Tres, Taran será guiado por Coll —«los tres cimientos del aprender: ver mucho, estudiar mucho, sufrir mucho»—; por el viejo hechicero Dallben —«en ciertos casos aprendemos más buscando la respuesta a una pregunta y no hallándola que conociendo esa respuesta»—; y por Gwydion —«una vez que tienes el valor de mirar al mal cara a cara, de verlo por lo que realmente es y de darle su verdadero nombre, carece de poder sobre ti y puedes destruirlo»—.

En El caldero mágico, Taran combatirá bajo las órdenes de Adaon, un prudente guerrero: «La verdad está en las cosas (y no en los sueños) si eres capaz de entenderlas bien; [...] estando entre aquellos a los que amas y rodeado por las cosas queridas ya vives la aventura..., sí, y también la belleza; [...] hay más honor en un campo bien arado que en uno empapado de sangre».

El Castillo de Llyr comenzará con el traslado de la princesa Eilonwy a una isla lejana: «A cada uno de nosotros le llega el momento en el que debe ser más de lo que es», le dirá Dallben ante su resistencia. Coll indicará que «quizá lo que más valoramos sea lo que más nos cuesta comprender... no hay nada como el trabajo para hacer que un corazón turbado recobre la calma». Y Gwydion sentenciará: «Los destinos de los hombres están unidos entre sí, y darles la espalda a esos destinos es tan imposible como huir del propio».

En Taran el vagabundo, Taran irá descubriendo su propio interior..., y encontrará vergüenza cuando esperaba honor. Al contemplarse en el Espejo de Llunet con el temor de verse cobarde, descubrirá fuerza..., pero también debilidad, orgullo y vanidad, coraje y miedo; un poco de sabiduría, y muchos errores y locuras; buenas intenciones... de las que muchas no llegarán a convertirse en realidad. En definitiva, un hombre como cualquier otro. Y Annlaw el alfarero recibirá el agradecimiento de Taran al término de su viaje: «Tú me has enseñado que la vida es arcilla a la que debemos dar forma tal y como es moldeado el barro en el torno del alfarero».
Caminos que llevan a la sabiduría

En El Gran Rey, Taliesin será quien ayude a Taran a comprenderse mejor a sí mismo: «Aprender no es lo mismo que la sabiduría. Tu sabiduría quizá sea la más secreta de todas pues sabes sin saber, de la misma manera que el corazón sabe cómo ha de latir. Hay quienes deben aprender conociendo primero la pena, la desesperación y la pérdida, y de todos los caminos que llevan a la sabiduría ése es el más largo, y el más cruel. Quienes llegan al final de ese camino obtienen algo más que la sabiduría». Taran deberá ponerse al frente de su ejército y tomar decisiones comprometidas: no puede permitir que el miedo le ciegue impidiéndole ver la luz de la esperanza; debe distinguir cuál es el verdadero heroísmo —«hace mucho tiempo anhelé ser un héroe sin saber muy bien qué era un héroe»—; ha de defender la herencia del pasado —«la vida de la memoria es más larga que la de cuanto recuerda. ¿Qué ocurriría si se perdiese la memoria?»—. Cuando llega el momento de las despedidas, Gwydion hará notar a Taran que aún le falta por aprender la más dolorosa de todas las lecciones: de momento sólo ha vencido a los encantamientos del mal, y «ésa fue la más sencilla de tus tareas y fue sólo un comienzo, no un final».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo