Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Diccionarios como barcos' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MiuraGranTravesia.jpg

viernes, 8 de marzo de 2019

Diccionarios como barcos


La gran travesía, de Shion Miura, se ambienta en el Departamento de Edición de Diccionarios de una gran editorial japonesa. El jefe, dos meses antes de jubilarse, pide a un chico joven que se incorpore a su equipo: detecta en él a un futuro gran lexicógrafo. El primer tramo de la novela se centra en este personaje, Mitsuya Majime, en su modo singular de ser y en su total adaptación a su nuevo trabajo. Luego el relato se ocupa del miembro del equipo que lidia con las cuestiones comerciales, una persona extrovertida y opuesta en su modo de ser a Najime. Más adelante, cuando Majime es ya el director del departamento, entra en escena Kishibe, una chica recién contratada y que pronto, por la eficiencia con la que sabe guardar cada cosa en su sitio, Majime aprecia que será muy apta para el trabajo que le espera. El relato abarca los casi quince años que tardan los protagonistas en confeccionar un diccionario de unas 3000 páginas titulado La gran travesía.

Ese título lo explica el promotor del proyecto del siguiente modo: «Un diccionario es como un barco que intenta cruzar el mar de las palabras. La gente navega en un barco llamado diccionario y reúne los pequeños puntos de luz que flotan en la superficie oscura del mar con el fin de transmitir sus pensamientos mediante las palabras más apropiadas. Sin diccionarios, todo lo que podríamos hacer es detenernos sin saber cómo reaccionar ante la extensión inabarcable y la profundidad de las aguas». Esto puede dar idea de que la novela será muy atractiva para quienes disfruten del mundo de las palabras o tengan relación con personas a las que gusta buscar etimologías o significados. Aunque tal vez los lexicógrafos que se pintan en la novela, volcados en su actividad por completo y con problemas para las relaciones sociales, estén algo exagerados, lo cierto es que su sensibilidad hacia el lenguaje y su puntillosidad para los matices de cada definición resultan verosímiles.

La novela gustará también a quien esté interesado en el mundo japonés. Dado su contenido es necesario que se den explicaciones sobre palabras y giros japoneses, cosa que se hace con una narración amena, clara y bienhumorada. Además, como la novia y luego esposa de Majime es cocinera, hay comentarios sobre platos y bebidas japonesas. Abundan los momentos en los que se pone de manifiesto la extrema cortesía, pero a la vez gran distancia, en el trato entre unos y otros, igual que la responsabilidad abrumadora con la que se afrontan los fallos que uno tiene o cree que tiene. Se dan muchos pormenores del trabajo interno de la confección de diccionarios: elección de palabras —no faltan aquí algunas discusiones sobre qué términos son los políticamente correctos hoy—, cuál es el papel más adecuado para la impresión de una obra tan extensa, errores que se pueden cometer al corregir repetidamente las pruebas, etc.

Shion Miura. La gran travesía (Fune o Amu, 2011). Madrid: Nocturna, 2018; 349 pp.; col. Noches blancas; trad. de Rumi Sato; ISBN: 978-84-16858-71-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo