Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: '¿Una novela que no se traducirá?' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MeyerCress.jpg

jueves, 5 de marzo de 2015

¿Una novela que no se traducirá?


Actualización en noviembre de 2016

Decía, en marzo de 2015, que «Cress, de Marissa Meyer, la tercera entrega de las Crónicas Lunares después de Cinder y Scarlet, no será publicada en castellano, según se lee en la voz sobre la autora de Wikipedia. Supongo que la decisión cambiará si las películas correspondientes tienen éxito. Es una pena porque es una novela tan entretenida y hábil como las previas». Pero, ahora, la voz de Wikipedia ya no dice nada al respecto y se acaba de traducir y publicar...

Si Cinder estaba basada en Cenicienta y Scarlet en Caperucita Roja, Cress lo está en Rapunzel y, según se anuncia, la cuarta y última entrega lo estará en Blancanieves. De hecho, al final de esta novela ya sabemos quién será: la princesa Winter, una chica mentalmente inestable, cosa que no es de extrañar con una madrastra como Levana.

Cress, Crescent Moon, tiene dieciséis años y vive sola en un satélite que, desde hace años, es su prisión. Es una expertísima hacker y, por orden de su vigilante, la taumaturga Sybil Mira, ha de seguir el rastro de la nave Rampion, donde van los fugados Cinder, Scarlet, Thorne, Wolf... Pero Cress entra en contacto con ellos y acuerda que la rescaten, también porque está enamorada románticamente de Thorne (a quien no conoce pero cuya historia ha rastreado en la red concienzudamente). Pero, en la operación, Wolf es herido de gravedad, Scarlet es hecha prisionera por Mira, mientras la nave en la que iban Cress y Thorne acaba cayendo en el Sahara. Pero también Cinder, junto con un sorprendente guardián lunar que se cambia de bando, logra llegar con la Rampion al poblado de África donde está el único que puede salvar a Wolf: su viejo conocido el doctor Erland. Entretanto, los preparativos para la boda de Levana con Kai continúan y Cinder piensa y planea cómo evitarla.

La historia está bien construida. Además, a diferencia de las distopías juveniles de los últimos tiempos, tan poco convincentes, tanto en general como en muchos pasos argumentales, las imposibilidades en esta trama se aceptan mejor gracias al punto de ingenuidad que le da la conexión, tan bien hecha, con los cuentos populares en los que se basa. En lo anterior está también la explicación de que los héroes que ocupan en cada relato el centro del escenario sean interesantes y significativamente distintos de los de las anteriores entregas. En este caso destaca Cress, cuya personalidad sigue bien el modelo de Rapunzel: es una chica soñadora y ansiosa, capaz de imaginarse toda clase de historias, y con muchos más recursos de los que ella misma supone cuando deja el mundo de pantallas y ordenadores en el que vivía y entra en contacto con la realidad. También aprende y madura Thorne, un tipo frívolo en las novelas previas, pero que aquí gana enteros gracias también a la ingenuidad y bondad de la heroína. De todos modos, la protagonista principal sigue siendo Cinder, que aquí adopta ya, decididamente, su papel de salvadora de la humanidad.

Marissa Meyer. Cress (2014). Barcelona: Montena, 2016; 576 pp.; col. Ellas Montena; trad. de Rosanna Erdman; ISBN: 978-8490437117. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo