Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una reina incomparable' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PernoudBlancaC2.jpg

viernes, 10 de enero de 2014

Una reina incomparable


Hace unas semanas mencioné la biografía de Catalina la Grande firmada por Robert K. Massie. Cito ahora la de La reina Blanca de Castilla, de Regine Pernoud. Es interesante poner en paralelo los distintos estilos: periodístico, y tal vez algo imaginativo, el de Massie; entusiasta también con su heroína, pero ateniéndose siempre lo que dicen y lo que no dicen los documentos de la época, el de Pernoud.

Blanca de Castilla era nieta de Leonor de Aquitana, hija de Alfonso VIII de Castilla, esposa de Luis VIII de Francia y madre del que sería san Luis. Su figura es comparable con la de pocas reinas: de hecho, Pernoud termina su biografía diciendo que «había habido, y aun habría muchas reinas en Francia. Pero no podía haber más que una reina Blanca». Además, como esperarán quienes han leído más obras de la historiadora francesa, no faltan puntadas contra los prejuicios ignorantes sobre «este periodo de mil años al que se persiste en dar —en contra de todo rigor científico, por no hablar del sentido común— el nombre de “Edad Media”»; ni la insistencia en el papel decisivo y en la educación de alto nivel de algunas mujeres de la época.

En relación a esto, en su prólogo cuenta que, cuando Blanca de Castilla era una niña desconsolada de trece años, recién llegada a Francia desde Palencia, y recién casada, dicen las crónicas que, a partir de una conversación con el obispo Hugo de Lincoln, dejó de llorar. Pernoud termina el prólogo con este comentario: «Una reina no llora. Demasiada gente depende, espera su felicidad, de ella: su esposo, sus pueblos; es en ellos en quienes debe pensar en primer lugar y sobre todo. No se convierte uno en una gran reina sino olvidándose de sí misma: ¿no está abocada, de todos modos, a una tarea que la supera? Esta tarea no es otra que asegurar la paz; pues aunque son los reyes los que hacen reinar la justicia, son las reinas las que hacen reinar la paz».

Regine Pernoud. La reina Blanca de Castilla (La reine Blanche, 1972). Barcelona: Acantilado, 2013; 371 pp.; trad. de José Ramón Monreal; ISBN: 978-84-15689-61-4.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo