Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Una predicción arriesgada' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ShalitRetPudor.JPG

viernes, 21 de diciembre de 2012

Una predicción arriesgada


Retorno al pudor, de Wendy Shalit, es un ensayo que se podría describir como una una desvergonzada defensa de la vergüenza o una impudorosa defensa del pudor. Hay aquí una breve biografía de su autora —que escribió su libro con 23 años— y aquí una buena reseña explicativa de su libro.

Por mi parte no necesitaría tantas anécdotas como cuenta, unas personales y otras tomadas de la prensa del corazón y de las páginas de sucesos, pero, sea como sea, me ha gustado su planteamiento: «escribo porque veo mucha infelicidad a mi alrededor», una infelicidad que, apunta, nunca vio en sus padres ni en sus abuelos, todos ellos buenos judíos. La autora comienza con un reconocimiento de que las reclamaciones feministas son justas, para señalar luego que la forma en que muchas se intentan llevar a la práctica, también por parte de no pocas mujeres, son las propias de «una cultura esencialmente machista (…) que considera que todas las ilusiones románticas son “complejos” anómalos». Explica bien que, tal como están planteados, los programas de educación sexual en las escuelas son contraproducentes muchas veces.

La autora termina señalando que «debido al asalto contra la infancia que se produce hoy en día, debido a la intromisión de los educadores sexuales, y de los preservativos, y de las letras obscenas que padecemos desde que somos bien pequeños, o quizá debido a los padres que han abandonado a sus hijos, muchos de nosotros tenemos la impresión de que nunca hemos tenido la oportunidad de ser jóvenes. El pudor sexual es un ideal para nosotros, y me atrevo a predecir que se convertirá en un ideal cada vez para más personas, porque es una manera de reafirmar nuestra inocencia». La propuesta con la que se cierra el libro es educativa: «¿Tendrán mis hijos la fortuna de que les permitan ser niños? ¿Quién sabe? Desde luego, por intentarlo que no quede, y ya veremos qué sucede. Al fin y al cabo, no veo por qué nuestros padres van a tener el monopolio de las revoluciones sexuales».

Wendy Shalit. Retorno al pudor (A Return to Modesty. Discovering the Lost Virtue, 1999). Madrid: Rialp, 2012; 400 pp.; trad. de Javier García Verdugo; ISBN: 978-84-321-3963-5.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo