Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un buen periodista' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RothCartas.jpg

domingo, 21 de junio de 2009

Un buen periodista


Me ha gustado leer las Cartas de Joseph Roth, y descubrir cómo se define a sí mismo: como un europeo, un mediterráneo, un romano y un católico, un humanista y un hombre del Renacimiento, un francés oriental, un racionalista con religión, un católico con cerebro judío, un auténtico revolucionario... Son también más que interesantes sus juicios sobre muchos escritores del momento —algunos exagerados, muchos otros certeros—, así como sus cartas dolientes a Stefan Zweig —«yo mismo soy un muro de lamentaciones, un montón de escombros»— que revelan lo que, de otro modo, vuelca en su magnífico relato La leyenda del santo bebedor.

Pero, ahora, quería mencionar algunas de las grandes lecciones para periodistas que da el autor austríaco. Así, en una carta a Bernard von Brentano, el 2 de febrero de 1926, le habla de que no debe quejarse de que le corten sus artículos, y le dice: «Usted no es un solista, sino un cantor de coro. Tiene que adaptarse. Puede discutir en detalle la razón de este corte o de aquél, pero, como principio, debe ceder. Con ese amor celoso por cada línea que emite, puede que llegue a ser un genial poeta; un buen periodista, jamás. El asunto al que dedica su artículo es sagrado. Su artículo es un medio para el objetivo. El asunto y usted, que lo escribe, son más que el artículo, en la misma medida que es usted más que el aire que exhala».

Y, más adelante, justifica que no le hayan publicado un artículo pues «no era bueno. (...) Era flojo, inorgánico, era la descripción de un camino, pero no el camino. Tiene usted buenas ocurrencias, buenas imágenes, buenos giros; pero no crecen unos en otros. Escribe usted eslabones de cadena desunidos. (...) Aprenda usted transiciones naturales. En los poemas, el sentimiento y el ritmo fraguan lo que está suelto. En la llamada prosa, es precisamente la coherencia la que debe crear el sentimiento».

Joseph Roth. Cartas (1911-1939) (Briefe 1911-1939, 1970). Barcelona: Acantilado, 2009; 686 pp.; edición y notas de Hermann Kesten; trad. de Eduardo Gil Bera; ISBN: 978-84-96834-85-9.
Joseph Roth. La leyenda del santo bebedor (Die legende vom heiligen Trinker, 1939).Barcelona : Anagrama, 1999, 6ª ed.; 92 pp.; col. Panorama de Narrativas; trad. de Michael Faber-Kaiser; prólogo de Carlos Barral; ISBN: 84-339-3006-0.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo