Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'COLLODI, Carlo' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
COLLODI, Carlo
Seudónimo del escritor italiano Carlo Lorenzini. 1826-1890. Nació y falleció en Florencia. Trabajó en una librería. Acudió voluntario a la guerra. Fue luego funcionario, periodista, traductor y escritor.

CollMazzPin.jpg
Ilust. de Enrico Mazzanti.
Pinocho
(Le avventure di Pinocchio, 1883)
Madrid: Anaya, 1994; 267 pp.; col. Tus libros; ilust. de Enrico Mazzanti y Carlo Chiostri; trad. y notas de José Golacheca; apéndice de Emilio Pascual; ISBN: 84-207-6258-X.
Hay otras ediciones en:
—Mallorca: Olañeta, 1992; 173 pp.; col. Biblioteca de Cuentos maravillosos; ilust. de Carlo Chiostri; prólogo de Carmen Bravo-Villasante; reedición de la publicada por Editorial Calleja en 1901; ISBN: 84-7651-088-8.
—Barcelona: Edhasa, 2000; 319 pp.; col. Los libros del tesoro; ilust. de Attilio Mussino; trad. de Antonio Colinas; ISBN: 84-350-4004-6.
—Las aventuras de Pinocho. Barcelona: Juventud, 2003; 155 pp.; ilust. de Iassen Ghiuselev; trad. de M. T. Dini; ISBN: 84-261-3289-8.
—Las aventuras de Pinocho. Sevilla: Kalandraka, 2005; 191 pp.; ilust. de Roberto INNOCENTI; adaptación de M. A. Murray; trad. de Chema Heras; ISBN: 84-9638-803-4.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Geppetto, un viejo carpintero, talla un muñeco de madera que cobra vida, lo llama Pinocho y pronto demuestra ser un tanto caprichoso e insolente. Por desobedecer y dejarse llevar por sus impulsos, sufre diversos contratiempos que, sin embargo, no le sirven para escarmentar. Por último, huye al País de los Juguetes con muchos otros chicos, y termina convertido en asno. Arrojado al mar, acaba en el vientre de un enorme Tiburón, donde se reencuentra con Geppetto y, juntos, logran escapar. Y, ahora sí, Pinocho es un buen hijo que cuida de su padre y, en premio, es convertido en un chico de carne y hueso.
La transformación de un hombre en un animal o un objeto que, a continuación, realiza un viaje iniciático, es un recurso clásico para significar el paso de una situación a otra, o para representar, con la mutación física, la moral. Pinocho es un relato modelo de esta clase, que ha recibido muy diversas interpretaciones (cuento didáctico, viaje educativo, de aceptación gradual de deberes y responsabilidades y del propio destino) lo que prueba su riqueza de significado y, por tanto, su universalidad y actualidad constante. Lo cierto es que tiene mucho de fábula, no sólo en sus mensajes morales —amor a y de los padres, rechazo de la mentira y de la holgazanería, etc.—, sino también en sus descripciones irónicas de sucesos y de criaturas fantásticas con sentimientos reales.

Su estilo espontáneo y suelto contrasta con la realidad de su escritura y su edición: Collodi escribió Pinocho con prisas y sin convicción, despreocupado de pulir el lenguaje y urgido numerosas veces por su editor para que continuase la narración, que fue publicada por entregas en una revista para niños. Las interrupciones en su trabajo y las exigencias del cierre de cada número son las causantes de algunas incoherencias y de que su estructura global se resienta. Pero sin embargo, Collodi, que antes había escrito lecturas escolares, logra con Pinocho un relato fresco y divertido de acción rápida, multitud de incidentes y personajes pintorescos que mantienen jugosos diálogos.
El vicio más feo que pueda tener un niño

Pinocho es caprichoso, quejica, desagradecido..., aunque ciertamente sólo recibe advertencias amenazadoras acerca de las malas consecuencias que tendrá su conducta. Él no se las cree: «Verdaderamente, los chicos somos unos pobres desgraciados. Todos nos chillan, todos nos reprochan, todos nos dan consejos. Si los dejáramos, a todos se les metería en la cabeza ser nuestros padres y nuestros maestros; a todos, incluso a los Grillos parlantes». Pero va recibiendo lecciones y, así, el Hada le hace crecer la nariz para «darle una severa lección y para que se corrigiera del feo vicio de decir mentiras, el vicio más feo que pueda tener un chico». Cuando ya decide ir a la escuela y reformarse, Torcida, el más perezoso y travieso de toda la clase le persuade de que le acompañe al País de los Juguetes: «Allí no hay escuelas, no hay maestros, no hay libros. En ese bendito país no se estudia nunca. El jueves no hay escuela; y cada semana tiene seis jueves y un domingo. Piensa que las vacaciones de otoño empiezan el primero de enero y terminan el último día de diciembre». Pinocho accede y se lo pasa bien hasta que atrapa «la fiebre del burro», cuyo peor y más humillante momento llega cuando siente que le sale rabo. En fin, como Pinocho tiene buen corazón, el Hada le perdonará sus pillerías y le hará notar que «los chicos que asisten amorosamente a sus padres en sus miserias y en sus enfermedades merecen siempre alabanza y afecto grandes, aunque no se les pueda citar como modelo de obediencia y buena conducta. Ten juicio en adelante y serás feliz».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo