Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de diciembre de 2020 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
EcheveFloresI.JPG
sábado, 5 de diciembre de 2020

Si los libros que ha publicado hasta el momento Echeve son singulares y excepcionales —aquí hablé de Plan B, en su momento cité también Mar—, el último, Flores inventadas. Ficción botánica para colorear y soñar, lo es más todavía. En las páginas derechas se presentan, con dibujos en blanco y negro, 15 flores más o menos imaginadas —Margarita transparente, Azucena geométrica, Orquídea de corazones, etc.—, y en las izquierdas van acompañadas de unos textos ingeniosos y literariamente magníficos —de cada flor se habla de Familia, Floración, Descripción, Usos, Hábitat y costumbres, Amenazas—. Como se puede esperar del autor, es un libro con tipografía y diseño pensados para que sea muy legible y agradable a la vista. En este enlace se da información: se ven muchas de las páginas del libro y se puede leer alguna, se cuentan circunstancias de su composición, hay más datos acerca del autor, se indica cómo se puede adquirir.

Enviar Imprimir
SanmartinCuentoNavidad.jpg
viernes, 4 de diciembre de 2020

Un cuento de Navidad para Le Barroux, de Natalia Sanmartin Fenollera, es una historia compuesta, como se explica en la contracubierta y en la dedicatoria, a petición de la abadesa de un monasterio benedictino francés. La autora, que abre su relato con dos páginas en las que se contienen algunas invocaciones a la Virgen y una cita de san Bernardo, desea hablar del misterio de la vida y del misterio de la muerte de modo poético y sugerente pero sin abusivas simplificaciones: «las “perspectivas sin explicación” forman parte del efecto literario» decía Tolkien. Los dibujos a carboncillo de la norteamericana Michaela Harrison —que me han hecho pensar en las ilustraciones de Maurice Sendak en Al otro lado, una historia que nada tiene que ver con esta pero que también habla de un mundo más allá del nuestro—, ocupan una doble página, o dos, en cada capítulo, y transmiten la calidez familiar y el ambiente invernal y un tanto abigarrado propios de celebraciones navideñas como las del relato.

En un primer capítulo, en tercera persona, se habla de una mujer enferma en cama y de su hijo. Luego, en siete capítulos más, ya en primera persona, el niño habla de que su madre murió cuando tenía ocho años, rememora las cosas que le decía, da unas pocas pinceladas de su vida familiar, y explica que, pasados tres años desde la muerte de su madre, ya le resultaba difícil creer en todo lo que le contaba: «Mirad el cielo—nos decía siempre en Nochebuena—, fijaos en todas esas estrellas, en todos esos millones de galaxias y de constelaciones, en todo el firmamento. Dios encerró una noche como esta el cielo entero dentro de una pequeña cueva en Belén para que su Hijo pudiese jugar con ellas». El narrador, una de cuyas referencias es El Gran Libro de los Héroes de la Biblia, recuerda lo que leyó acerca de hombres que pidieron una señal a Dios y cómo, al fin, Dios se la mandó: por eso, a pesar de sus dudas sobre lo que su madre le había contado, sigue pidiendo una señal, cualquier señal, «para estar seguro de que lo que mamá decía sobre Dios, la cueva y el cielo era verdad».

Desde un punto de vista formal hay que destacar el encanto de un narrador que puntúa su relato con toques propios de la forma de razonar de un niño sencillo y algo redicho. Así, se plantea una vez que «si hay unas llaves tiene que haber una puerta. Parece de sentido común, como dice la abuela, pero en realidad es lógica deductiva, lo pone en El Gran Libro de las Maravillas de la Ciencia», otro de sus libros de referencia. O, por ejemplo, en otra ocasión explica que a su abuela le dolían los huesos al arrodillarse, «porque cuando te haces mayor te duelen los huesos y aún más con el frío. Seguro que también le dolían a Abraham, pero no tanto como a la abuela, porque en su tierra hacía más calor que en la nuestra».

En cuanto a los contenidos apunto dos consideraciones además de las que hace la autora en esta buena entrevista. Una, que en el hecho de que, tal como repite varias veces, el protagonista vea que no es capaz de recordar el rostro de su madre aunque piensa en ella constantemente, se ve que siente la misma nostalgia invencible de un Marcelino pan y vino y que también él es de los que «creen que añoran el pasado, pero en realidad su añoranza tiene que ver con el futuro», la cita del cardenal Newman con la que la autora comenzaba El despertar de la señorita Prim. Otra, que al chico le han dicho que todas las cosas ocurren «bajo la atenta mirada de Dios» y por tanto sabe que hay que rezar para escuchar, cuando lleguen, las respuestas que uno necesita: sabe, aunque no sea capaz de conceptualizarlo así, que determinados sucesos de la vida hay que reconocerlos como señales que —decía C. S. Lewis en Cautivado por la alegría— «no son la ola, sino la señal dejada por la ola en la arena», señales cuya importancia no está en ellas mismas sino en la realidad de la que nos hablan.

Natalia Sanmartín Fenollera. Un cuento de Navidad para Le Barroux (2020). Barcelona: Planeta, 2020; 72 pp.; ilust. de Michaela Harrison, ISBN: 978-8408218920. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SahliRompecabezas.jpg
jueves, 3 de diciembre de 2020

Como he dicho ya más veces, entre las novelas para y sobre adolescentes abundan las llamadas «novelas de profesor»: relatos contados por alguien con experiencia en el trato con jóvenes, con personajes que intentan componer el rompecabezas de sus vidas cuando pasan por momentos críticos —con frecuencia el del primer enamoramiento, a veces otros conflictos personales o familiares—, y en los que los autores pretenden como poner a los lectores enfrente de un espejo para que vean que sus inquietudes las han tenido antes otros y así ofrecerles caminos de salida esperanzadores. Como corresponde a la biografía y a la formación de sus autores, suelen ser novelas escritas con cuidado, en las que los diálogos y las consideraciones que se hacen son como destilados de horas de conversaciones previas, mantenidas o escuchadas, y de ahí que haya formulaciones conseguidas que, siendo reales y convincentes, son difíciles de hacer en la vida cotidiana.

A este tipo de novelas —como Anagnórisis, Vigo es Vivaldi, El tesoro de Fermin Minar, por citar algunas de hace años que vale la pena conocer—, pertenece El gran rompecabezas, de Cristián Sahli Lecaros. Su protagonista y narrador es Miguel Russo, un chico chileno que, cuando viaja con sus amigos Felipe y Pedro al Parque Torres del Paine, en la Patagonia, conoce a una excursionista, Almudena, que resulta ser la hija de un diplomático español, y a un viejo danés solitario con una historia personal dolorosa. Progresa luego el enamoramiento entre Miguel y Almudena, y al mismo tiempo la narración nos pone delante los problemas que tienen Felipe —sus padres estuvieron separados un tiempo, no parece ir bien el trato con su novia, a su padre le diagnostican una grave enfermedad—, y Pedro —un chico alocado con problemas de drogas, alcohol y sexo, y con unos padres bruscos que no le ayudan—.

La novela está bien escrita. Para picar la curiosidad del lector se van dejando cabos sueltos que se atan más adelante. Como en la novela previa del autor, también aquí una enfermedad grave resulta decisiva para provocar un vuelco en la vida de algunos personajes. El mundo interior de Miguel está bien desplegado y su indecisión y sus enfados pueden llegar a resultar exasperantes. Tal vez resulte menos convincente o menos necesaria la figura del aventurero danés pero, en cualquier caso, añade otro punto de interés a la trama. Se apuntala la atención de algunos lectores con escenas de competiciones deportivas —de partidos de fútbol de Miguel, de carreras de vallas de Almudena—. Se dan también, y esto es muy típico de las novelas de profesor, lecturas que han gustado al protagonista —como La historia interminable o La dama de blanco, entre otras—, y hay quien le recomienda otras novelas con protagonistas jóvenes enamorados como Blanca como la nieve, roja como la sangre y Lo que el infierno no es.

Cristián Sahli Lecaros. El gran rompecabezas (2020). Madrid: Palabra, 2020; 240 pp.; col. Astor; ISBN: 978-8413680095. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MoureGironMiLazarilla.jpg
miércoles, 2 de diciembre de 2020

Que recuerde ahora, dos álbumes excelentes que cuentan un paseo urbano entre padre e hija y entre madre e hija, en el que los dos protagonistas van haciendo distintos descubrimientos, son Un camino de flores y Espera. A ellos se les puede sumar otro con igual hilo y con un contenido semejante: Mi Lazarilla, Mi Capitán, de María Girón y Gonzalo Moure. La narradora es una niña con problemas de visión, cuyo padre sí está completamente ciego. Con motivo del paseo que dan hasta el colegio, la chica describe lo que ve confusamente, lo que oyen y lo que imaginan, el juego que practican de acertar coches-animales (Panda, Escarabajo, Jaguar…), etc. La prosa tiene calidad y el tono del relato es alegre. Las ilustraciones presentan cálidos dibujos de figuras realistas y escenarios urbanos enriquecidos por los animales que los protagonistas evocan. El relato y las imágenes transmiten bien el afecto y la riqueza de la relación entre padre e hija.

María Girón. Mi Lazarilla, Mi Capitán (2020). Texto de Gonzalo Moure. Pontevedra: Kalandraka, 2020; 36 pp.; col. Libros para soñar; ISBN: 978-84-1343-031-7. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
SofferVacacionesPato.jpg
martes, 1 de diciembre de 2020

Las vacaciones de Pato, el primer álbum del ilustrador israelí Gilad Soffer, es muy divertido y un buen ejemplo de relato metafictivo de los que transmite bien que cuando lees siempre pasan cosas: será su protagonista, igual que los de algunos álbumes de Hervé Tullet o de Mo Willems, quien se dirija imperiosamente al lector y le haga notar que sus acciones le afectan.

Con unas eficaces ilustraciones, en lápices de colores, y figuras graciosas, en la primera doble página se nos muestra a Pato, feliz, en la playa y tomándose un helado en su hamaca y, en la segunda, vemos que el helado vuela de sus manos y a Pato exclamando, enfadado, «¿Se puede saber quién ha pasado la página?» A partir de ahí, en dobles páginas sucesivas, Pato se va indignando cada vez más pues, al pasar cada página, le ocurre algo que no esperaba… El relato tiene un excelente desenlace doble. Uno, que podría ser el comienzo de una historia completamente distinta. Y otro, un toque final como un disclaimer típico, en el que se nos comunica que en todas las escenas de riesgo a Pato lo ha sustituido un profesional de gran experiencia y, por tanto, Pato no ha sufrido daño alguno.

Gilad Soffer. Las vacaciones de Pato (Duck’s Vacation, 2015). Madrid: Bruño, 2020; 38 pp.; col. Cubilete; trad. de Pilar Roda; ISBN: 978-84-696-2638-2. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 28 de noviembre de 2020

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de noviembre.

Un álbum destacado del mes es El rey del bosque; una buena elección dentro de los muchos libros de Gianni Rodari que están volviendo a los escaparates es El libro de los errores; una novelita de aventuras amena es El explorador del Amazonas. En otro nivel, un libro que presenta bien una de las muchas caras de la emigración a Europa es Apuntes para un naufragio.

En nuevocuaderno: notas del mes de noviembre. En especial recomiendo El paso siguiente en el baile.

En Libros para jóvenes: notas del mes de noviembre.

En medium he recordado varias reseñas de libros que tratan sobre la muerte: La isla, La mano suprema, El puente de san Luis rey, Los muertos, La muerte de Iván Illich.

AVISO

Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
AngelisBanqueroAsesinado.jpg
viernes, 27 de noviembre de 2020

El caso del banquero asesinado, de Augusto de Angelis, es un antiguo relato policiaco italiano. El comisario De Vincenzi, durante la visita que le hace un amigo en la comisaría una noche que está de guardia, recibe una llamada: ha tenido lugar un asesinato en la casa de su amigo y visitante. Toda la novela sigue las pesquisas del comisario para entender qué ha ocurrido y, además, intentar resolver el caso antes de que entre en acción el juez. Y, conforme a una de las tradiciones del género, en los momentos finales habrá una reunión con todos los implicados en la que De Vincenzi revelará por fin quien es el asesino.

El tono de la novela es, a veces, algo enfático, pero está bien construida: se desarrolla en pocos escenarios, se perfilan lo mínimo los personajes, se aviva continuamente la curiosidad del lector. El tono propio de la época y el talante del héroe se notan ya en este párrafo, cuando detecta que «había algo más allá del misterio que encerraba ese cadáver, algo que no podía determinarse», y decide actuar siguiendo algunos caminos que no son estrictamente legales para descubrir la verdad: «mi conciencia me autoriza a ello, es más, me obliga aunque el reglamento o el código me lo prohíban».

Llegado el momento introduce así sus descubrimientos: «¿Qué es un crimen, señor juez, cuando no es pasional? ¡Una obra de arte! ¡Una obra perversamente, criminalmente artística! Y por obra artística entiendo una composición de la imaginación, sobria y concisa en su forma, equilibrada en sus elementos constitutivos, compacta y lógica, clara y armoniosa, tensa y vibrante. Pues bien, nada puede ser más artístico que el modo en el que se ha concebido este crimen y se ha ejecutado… ¡Escuche, señor juez!»

Augusto de Angelis. El caso del banquero asesinado (Il banchiere assasinato, 1935). Madrid: Siruela, 2019; 201 pp.; col. Libros del tiempo; trad. de Alfonso Zuriaga; ISBN: 978-84-17860-80-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PalmarucciCurie.JPG
jueves, 26 de noviembre de 2020

Marie Curie. En el país de la ciencia, es un elegante álbum de Claudia Palmarucci e Irène Cohen-Janca que cuenta la vida de la científica polaca. Empieza con unas primeras imágenes de Marie Curie adulta, prosigue con recuerdos de su infancia, su familia, su temprana afición por las ciencias, las muertes de su hermana mayor y de su madre…; luego con su marcha de Polonia y sus estudios en París, y los descubrimientos que hizo, por los que recibió los premios Novel de Física en 1903 y de Química en 1911. La narración gráfica está organizada de forma clásica: en cada página se lee un recuadro de texto que va dentro de una ilustración, que también se presenta recuadrada, inspirada en carteles o en fotografías formales de la época, con tonos sepia. Se ven algunas páginas del libro en este enlace.

Claudia Palmarucci. Marie Curie. En el país de la ciencia (Marie Curie. Nel paese della scienza, 2019). Texto de Irène Cohen-Janca. Barcelona: Ekaré, 2020; 88 pp.; trad. de María Carolina Concha y Elena Iribarren; ISBN: 978-84-121636-6-7.

Enviar Imprimir
HatkeJackZita.jpg
miércoles, 25 de noviembre de 2020

En El temerario Jack y Zita, la viajera espacial, Ben Hatke reúne a los héroes de sus cómics anteriores para que salven al mundo. Existe la posibilidad de que unos gigantes logren entrar en la Tierra por medio de una puerta entre su mundo y el nuestro. Esta posibilidad se abre debido a una imprudencia de Lily (la compañera de Jack en las aventuras previas en las que fue nombrada reina de los duendes), que sigue en contacto con los duendes sin que nadie lo sepa. Entran entonces en acción de nuevo no sólo Jack, Lily y Zita, sino también Maddy, la hermana autista de Jack, la madre de Jack, Joseph, el amigo de Zita, y otros que reconocerán quienes hayan leído las aventuras ya publicadas.

La narración es muy dinámica y tiene mucho colorido; las heroínas y héroes son atractivos y algunos pequeños robots son sensacionales; los escenarios, en la tierra y en otros mundos, son variados. Se intercalan bien algunos pocos conflictos interiores, como el de que Zita debe consolar a Lily cuando se lamenta de su imprudencia: «creo que por mucho intentemos hacerlo bien… siempre hay cosas que salen mal. Pero creo que es peor no intentarlo». En el argumento sucede de todo y todo muy rápido: solo lo seguirán bien, en una primera lectura, quienes recuerden bien las particularidades de los personajes de los relatos anteriores. Se podría decir que todo resulta predecible y que, incluso, los protagonistas acaban frustrando la invasión de los gigantes de una forma demasiado fácil. En fin, aunque el relato y sus protagonistas me gustan la impresión que tengo es que el autor está estirando demasiado la vida de sus personajes.

Ben Hatke. El temerario Jack y Zita, la viajera espacial (Mighty Jack and Zita, the space girl, 2019). Barcelona: Astronave, 2020; 272 pp; color por Alex Campbell y Hilary Sycamore; trad. de Xisca Mas; ISBN: 978-84-679-4023-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PinillosCuentos.jpg
martes, 24 de noviembre de 2020

Dice la contracubierta de Cuentos para soñar juntos, de J. S. Pinillos, que es un libro con un enfoque nuevo para conseguir que los niños sean felices y se sientan seguros y acompañados por sus padres en sus sueños. Mi reacción inicial, cuando leo declaraciones así, no es la mejor, pues en este asunto son imposibles ya los enfoques nuevos. Creo que bastaría con decir la verdad: el libro propone treinta cuentos afectuosos que pueden ayudar a los padres en una tarea que no para todos es fácil. Los cuentos son cortos, tienen acentos positivos y tranquilizadores, con frecuencia hablan de sueños en los que aparecen muchas veces papá y mamá, y tienen una moraleja final. Es un libro que puede plantearse como una oportunidad para despertar la imaginación y la creatividad del padre o la madre cuentacuentos que desean compartir con sus hijos historias por la noche.

J. S. Pinillos. Cuentos para soñar juntos (2020). Barcelona: Vergara, 2020; 128 pp.; ISBN: 978-8417664961. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BARAJAS-03BF.jpg
sábado, 21 de noviembre de 2020

Ahora que se acerca el fin de año y voy haciendo balance debo decir que, con todos sus muchos inconvenientes, gracias a las semanas de confinamiento, y a las posteriores restricciones de movilidad y de reuniones, a lo largo del año pude preparar cuatro libros que, a principios de 2020, ni me los planteaba: Corrientes profundas, Verdades y leyendas, Pensar bien, y otro más, dedicado a la crítica de LIJ y titulado Libros como amigos, que publicará, en papel, la editorial Fragua, y que estoy a la espera de que salga. En este aspecto, al menos, se ha cumplido de sobra que «no hay mal que por bien no venga».

Enviar Imprimir
HareTragediaTribunal.jpg
viernes, 20 de noviembre de 2020

He leído Tragedia en el tribunal, de Cyril Hare, movido sobre todo por el comentario, que figura en la contracubierta, de alguien tan de fiar como P. D. James, en el que aplaude la elegancia y el ingenio de la que, según muchos, dice, es «la mejor novela detectivesca inglesa ambientada en el mundo de la justicia». El argumento, formulado de forma esquemática, es que un juez importante recibe amenazas de muerte, que él no se toma en serio, pero sí su esposa, una jurista mucho mejor que su marido. Esto se complica con que un día el juez, algo bebido, atropella a un viandante, que resulta ser un pianista a quien se le rompe un dedo: tanto la denuncia que puede presentar contra él, como la indemnización si llegan a un acuerdo extrajudicial, ponen en peligro su carrera.

Los elogios que mencioné tienen su lógica: el autor fue un juez y abogado prestigioso que, por tanto, sabe de lo que habla; la descripción de los escenarios y de los personajes está cuidada; el planteamiento de los conflictos va, poco a poco, quedando claro. Sin embargo, la novela no es para cualquier lector: se desarrolla en los primeros años de la segunda Guerra Mundial cuando unos jueces itinerantes, con su equipo, recorrían algunas ciudades para impartir allí justicia, unos ambientes que suenan lejanos; aunque son interesantes los choques que van dándose entre personalidades distintas, todo va centrándose cada vez más en finos pormenores jurídicos. Además, algunos comportamientos relacionados con la resolución del caso no me han parecido ajustados a las personalidades descritas antes de los personajes: todos podemos cometer un crimen pero no todos podemos cometer cualquier crimen, como más o menos decía Chesterton.

Cyril Hare. Tragedia en el tribunal (Tragedy at Law, 1942). Madrid: Siruela, 2020; 304 pp.; col. Libros del tiempo; trad. de Esther Cruz Santaella; ISBN: 978-84-17996-58-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
RyskiAnimales.jpg
jueves, 19 de noviembre de 2020

Todos mis animales, del polaco Dawid Ryski, con textos de Lauren Napier, es un álbum que vale la pena conocer debido a sus magníficas ilustraciones, como grandes posters, de 23 animales, que se presentan en colores planos, con formas simplificadas, mostrando al animal en cuestión bajo un ángulo a veces humorístico y siempre amable. Las ilustraciones aparecen en la página derecha aunque a veces invaden la izquierda (como el mono, el pulpo, el hipopótamo, el elefante o la ballena), en la que siempre hay un objeto y un texto un tanto poético que lo vincula con el animal en cuestión: unas gafas con el búho; un peine con el león; un sombrero, una pipa y una lupa como de Sherlock Holmes con el zorro, etc. Los poemas no son especialmente atractivos, ni por su contenido ni por su sonoridad. En cualquier caso, el objetivo del álbum está cumplido, tanto por la vistosidad de sus imágenes como porque se perfilan bien las «personalidades» que normalmente consideramos típicas de cada animal.

Dawid Ryski. Todos mis animales (All my animals, 2016). Texto de Lauren Napier. Barcelona: Blume, 2020; 44 pp.; trad. de Cristina Rodríguez Fisher; ISBN: 978-84-18075-22-3. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MartinezReydelBosque.jpg
miércoles, 18 de noviembre de 2020

El rey del bosque, de Rocío Martínez y Margarita del Mazo, tiene como protagonista principal a un oso, que llega a un bosque y dice a sus habitantes que las cosas funcionarían mejor con un rey. Distintos animales se van proponiendo para el cargo pero, finalmente, el oso es nombrado rey por unanimidad. Entonces el oso inunda el bosque de avisos, lo limpia, lo reorganiza y lo valla. Terminado su trabajo, convoca de nuevo a todos los animales.

Relato cuyo argumento tiene una parte que me ha recordado ¡Qué ordenado!, de Emily Gravett, y una buena dosis de crítica social y política. La ilustradora muestra una vez más su versatilidad con unas imágenes que, si cuentan con orden el relato y sugieren bien muchas cosas que no se dicen con las palabras, tampoco son convencionales, por las perspectivas con las que se nos muestran las cosas, por la forma en que se alternan unas escenas recuadradas con otras que muestran algunos momentos de la historia, y por los toques que hacen pensar en pinturas rupestres. El relato tiene una buena y doble conclusión, la segunda de las cuales está ilustrada con una excelente doble página titulada «Todos los reyes del bosque».

Rocío Martínez. El rey del bosque (2020). Texto de Margarita del Mazo. Madrid: Nórdica, 2020; 48 pp.; col. Nórdicainfantil; ISBN: 978-8418067457. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
ArrheniusParque2.jpg
martes, 17 de noviembre de 2020

¡En el parque!, de Ingela P. Arrhenius, es un librito pop-up alegre y eficaz. Muestra quince escenas de vida urbana (cafetería, paseando al perro…), o de juegos (cometa, corredora…), o diversiones (tío vivo, balancín…)… Como es habitual en la autora, está bien confeccionado, con su estilo de representar figuras y objetos con formas simplificadas y reconocibles, y con objetivos bien definidos de atraer al lector y fijar su atención.

Ingela P. Arrhenius. ¡En el parque!: pop-up (Au parc, 2019). Barcelona: Combel, 2019; 30 pp.; con la colaboración de David Hawcock; ISBN: 978-84-9101-439-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo