Una historia simpática

Novelas colegiales
 
Una historia simpática

Es difícil dar un aprobado literario a un libro para pequeños con un narrador-niño en primera persona: resulta problemático hacerlo creíble y, además, los autores suelen pasarse de graciosillos, de poéticos, de irónicos, de «colegas»… De todos modos, hay quienes, sin lograr la cuadratura del círculo que significaría resolver lo primero, sí saben evitar lo segundo. Es decir, ocupar su sitio y escribir una historia simpática, que atrae al lector pequeño y le transmite vocabulario e ideas y actitudes vitales positivas, y que rinde al lector adulto al provocarle un interior ¿por qué no?…

Es el caso de Pilar Lozano con Siete reporteros y un periódico: el narrador, doce años, funda un periódico escolar al que se apuntan como reporteros varios compañeros de clase; después de las incidencias de la puesta en marcha, el conserje les informa de un plan especulativo-urbanístico que hace peligrar el futuro del colegio. Con todo, e insistiendo en que el relato está bien, debo indicar tres cosas. Una, que me cansa que los malvados de las ficciones infantiles sean siempre los mismos. Otra, que no me creo que sean los niños quienes puedan resolver algo así, y que son multitud los argumentos en los que los niños acaban siendo los salvadores. Y una tercera, la más importante, que nunca tendrá mi simpatía un adulto (como el conserje) que se oculta y recurre a unos niños como punta de lanza de su denuncia…, y a quien se nos presenta como un tipo «legal».

Pilar Lozano. Siete reporteros y un periódico (2005). Madrid: SM, 2005; 137 pp.; col. El barco de vapor, serie naranja; ilust. de Juan Ramón Alonso; ISBN: 84-348-448-6.

21 febrero, 2006

Comments are closed.