Escépticos y místicos

Poesía infantil
 
Escépticos y místicos

En un artículo dedicado a explicar la singularidad de Walter de la Mare, Chesterton señala que otros escritores, «ya sean de la escuela inglesa más antigua o de la victoriana de Lewis Carroll y Lear, o de la escuela escocesa posterior de Stevenson y Barrie», se dirigen a los niños con la intención de «crear una especie de cosmos dentro del cosmos, que será libre de males; una esfera de cristal en la cual no habrá ruidos, ni grietas, ni nubes de maldad». En cambio, hay poesías de Walter de la Mare para niños que se desarrollan en una atmósfera que no es sólo emocionante sino escalofriante pues, dice, «apoyan un dedo que no es carnal sobre un nervio que no es del cuerpo, en su manera de sugerir el escalofrío del cambio o de la muerte, o de la antigüedad». Es decir, unos autores parten de la idea de “hacer creer”, y escriben para niños que, lógica y legítimamente, aceptan el “hacer creer”, mientras De la Mare no habla de un mundo de ilusión sino de un mundo real cuya realidad sólo puede presentársenos en imágenes: las poesías o los cuentos de hadas de los primeros son los propios del escéptico y los del segundo son los propios del místico.

25 agosto, 2009

Comments are closed.