Cómo saborear un cuadro

Arte (historia)Arte (historia) | Arte (pintura) | Ensayos sobre arte | Otros libros de no-ficción
 
Cómo saborear un cuadro

He disfrutado leyendo Cómo saborear un cuadro, de Victor Stoichita. En él se analizan dieciséis cuadros importantes con el punto de partida de que la satisfacción que nos produce una obra de arte aumenta cuanto más se conoce su contexto (una idea ya comentada en El primer placer que nos produce un texto). Con esa intención el autor señala qué novedades aportan algunos cuadros respecto a lo habitual en su momento y hace comparaciones muy certeras entre unos cuadros y otros.

Me han gustado especialmente las consideraciones del primer capítulo, titulado «Sentido de lectura y estructura de la imagen», acerca de la pintura narrativa de Giotto: el autor que invierte lo habitual hasta entonces de pintar lo que ocurre desde la izquierda hacia la derecha. Y, en mi particular escala de intereses, pondría en segundo lugar el capítulo titulado «Un idiota en Suiza»: un estudio de la écfracis —el procedimiento de que un cuadro sea decisivo en un relato— en la obra El idiota, a partir de la relevancia que tiene la pintura Cristo muerto, de Hans Holbein, tanto en esa novela como en la misma vida de Dostoievski. Pero todos están muy bien.

Victor Stoichita. Cómo saborear un cuadro y otros estudios de historia del arte (2009). Madrid: Cátedra, 2009; 387 pp.; trad. de Anna Maria Coderch; ISBN: 978-84-376-2610-9.

25 marzo, 2010
Imprimir

Related Posts

Comments are closed.