Graves reflexiones

SociedadCine (ensayos) | Sociedad
 

«Resultaría humillante para los sentimientos de muchas damas si se les hiciera comprender lo poco que en el corazón de un hombre influyen el precio y la novedad de sus vestidos, lo poco que se deja influir por la textura de las muselinas y el mínimo afecto que despierta en él el hecho de que tengan lunares, puntillas o que el tejido sea fino o grueso. Si la mujer es refinada, lo es sólo para su propia satisfacción; ningún hombre la admirará más, ni ninguna mujer le tendrá mayor simpatía. La pulcritud y el estar a la moda bastan a los primeros, y un poco de pobreza o de descuido resultan sobremanera atractivo para las segundas. Sin embargo, ninguna de estas graves reflexiones turbaron la tranquilidad de Catherine».

Jane Austen. La abadía de Northanger (The Northanger Abbey, 1797; apareció póstumamente, en 1818). Barcelona: Alba, 1996; 287 pp.; col. Alba Clásica; trad. de Guillermo Lorenzo; ISBN: 84-88730-03-9.

 

20 julio, 2007
Imprimir

Related Posts

Comments are closed.