El escándalo del Padre Brown

CHESTERTON, Gilbert Keith12 años: lectores adolescentes | Narrativa: Intriga y misterio | Título: The Scandal of Father Brown | Año: 1935
 
El escándalo del Padre Brown

En Obras completas, Barcelona: Plaza & Janés, 1965, 2ª ed.; 839-1000; trad. de F. González Taujis.
Otra edición reciente en Madrid: Valdemar, 2007; 240 pp.; trad. de José Rafael Hernández Arias; col. El padre Brown; ISBN (13): 978-84-7702-568-9.


En su origen, esta recopilación contenía ocho casos, titulados con el que inicia la colección, quizá el mejor, y que trata de cómo la verdad viaja siempre «media hora detrás de la calumnia, y nadie puede estar cierto de cuándo y dónde la alcanzará».

Los otros siete eran: El «rápido», que habla de la extraña muerte de un periodista tan gruñón y fanático como íntegro y amistoso; La ráfaga del libro, cuyo protagonismo lo tiene un libro misterioso que causa la desgracia de quien lo abre; El hombre verde, donde un almirante aparece muerto en un estanque; La persecución del señor Blue, sobre un millonario asesinado y un estrambótico detective que debía protegerlo; El crimen del comunista, tal vez el segundo mejor relato de la colección, en el cual el Padre Brown arremete contra el capitalismo y lo califica de ser tan o más execrable que el comunismo; La punta de un alfiler, donde un constructor, amenazado por los sindicatos, parece haberse suicidado; El problema insoluble, que trata sobre un tipo que parece haber tomado pastillas, haberse colgado de un árbol, y haber sido acuchillado, y en el que reaparece su amigo Flambeau.

Además, en la edición de Valdemar de 2007, se añaden dos casos más que Chesterton no había entregado para su publicación: en La vampiresa del pueblo el asesinato de un actor en un pueblo es resuelto años después y el culpable resulta ser alguien inesperado; en La máscara de Midas hay otro tipo de culpable más habitual en los relatos de Chesterton, «uno de esos magos de la modernidad (…), un genio de las finanzas» cuyos «robos eran robos a miles de pobres».


27 diciembre, 2007
También te podrían interesar:

Comments are closed.