Frederick Stuart Church

Ilustradores clásicosIlustradores clásicos
 

Además de un gran ilustrador, el norteamericano Frederick Stuart Church fue un paisajista excepcional. Obtuvo un gran éxito de crítica y público, en 1857, con su óleo Niágara, de 107 por 229 cm, «una pintura sobre la fuerza (…) [en la que] no aparece ni una sola persona y las obras del hombre parecen bastante insignificantes. (…) En las cataratas, subraya la pintura, no te comunicas con los demás turistas, te ves confrontado a la creación de Dios y, a través de ella, a su mente. El arco iris sugiere una América prístina que se eleva de la catarata, una promesa de la renovación americana en marcha. La equivalencia del Niágara con el diluvio indicaba una negación de la caída, una especie de bautismo cósmico: temas poderosos y recurrentes para los americanos del XIX». Pero si la pintura ya no es lo que era, cuanto más la de paisajes…

Robert Hughes. Visiones de América: la historia épica del arte norteamericano.

13 marzo, 2007

Comments are closed.