RUEDA, Claudia

Autores
 

Ilustradora colombiana. Nació en Bogotá. Doctora en Derecho. Publicó su primer álbum ilustrado en 2002. Desde entonces ha publicado más de una decena de libros.


La suerte de Ozu: cuento basado en un texto taoísta
México: Fondo de Cultura Económica, 2005; 32 pp.; col. Los primerísimos; ISBN: 968-16-7051-5.

A un hombre y su hijo, que viven en una granja, les van sucediendo distintas cosas. Ante cada suceso el hijo dice al padre «esto es lo peor, o esto es lo mejor, que nos puede pasar» y el padre siempre le replica, «¿estás seguro? ¿cómo lo puedes saber?»


Un día de lluvia
Barcelona: Océano Travesía, 2009; 40 pp.; ISBN: 978-84-494-3887-5.

Ana se queda sola en casa y afuera llueve. Baja al sótano, donde tiene prohibido ir, porque su gato persigue allí un ratón, y encuentra libros y libros. Encuentra: 1 zapatilla de cristal, 2 niños perdidos con un trozo de pan, 3 cochinitos huyendo del lobo, etc. Hasta que el reloj tocó las doce…


NO
Barcelona: Océano Travesía, 2009; 36 pp.; col. Los álbumes; ISBN13: 978-84-494-3937-7. Nueva edición en 2016; ISBN: 978-6074001587. [Vista del álbum en amazon.es]

Un osito no quiere hacer caso al mandato de su madre de que ha llegado el momento de hibernar. A cada frase de su madre responde: no tengo sueño, no tengo frío, tengo nueces… Y cuando su madre le dice que «habrá mucha nieve», responde con un «me encanta la nieve»; a su comentario de que «puede haber tormentas», con un «será divertido»… Entretanto, el tiempo continúa empeorando.



Tres relatos excelentes, de distinto género y con distinto tipo de ilustraciones cada uno, todos con unos argumentos apropiados para la estructura secuenciada propia de los álbumes.

La suerte de Ozu es un cuento «sabio», de aprendizaje de la vida, y en él los personajes tienen aire de muñecos. A base de dibujos más clásicos está confeccionada Un día de lluvia, una simpática evocación de la maravilla que, para un niño, supone descubrir los cuentos clásicos, aparte de tener algo de álbum-abecedario. NO describe magníficamente bien el comportamiento del niño, desde la desobediencia repetida inicial hasta su autojustificación final, y es un álbum donde los personajes son figuras sencillas, casi sólo siluetas en colores planos.

Este último, un álbum sobresaliente, tiene las páginas plastificadas para resaltar el brillo de la nieve, cuyo aumento con el transcurso de la historia se sugiere ya desde las guardas, pues en las primeras son escasos los copos de nieve y en las últimas son muchos. Las ilustraciones, seguramente hechas con ordenador, están muy bien compuestas. Las palabras del texto son las indispensables, desaparecen en las páginas en las que se queda solo el osito protagonista, y cambian de tipografía sólo en el momento apropiado.

Otros álbumes: Pum; A veces; Formas; La línea; Letras robadas, con texto de Triunfo Arciniegas; El encargo.


17 mayo, 2010
Imprimir

Comments are closed.