RAMONEDA, Luis

Autores
 

Escritor español. 1954-. Nació en Cervera de Segarra, Lérida. Licenciado en Filología Románica. Autor de varios libros de poesía. Crítico literario.


CATTUS
Tres libros:
Las aventuras del comisario Cattus (2001) y Nuevas aventuras del comisario Cattus (2002). Barcelona: Magisterio-Casals, 2002, 2ª impr., y 2002; 132 y 125 pp.; col. Punto Juvenil; ilust. de Eulalia Pallarés; ISBN: 84-218-2432-5 y 84-218-2807-X. [Vista del primer libro en amazon.es]
El comisario Cattus y la guerra en las tierras altas (2009). Madrid: Palabra, 2009; 127 pp.; col. Astor; ilust. de Raúl Ostos; ISBN: 978-84-9840-242-1. [Vista del libro en amazon.es]

Seis historias, dos en cada libro. En «Asesinato en el robledal» el comisario Cattus y sus ayudantes, el cuervo Vicente y el conejo Lucas, deben resolver el misterioso asesinato de Samuel, un viejo topo. En «El secuestro de Alba» la pequeña hija del ruiseñor Harmónicus es secuestrada. En la primera historia del segundo libro, «El regreso de Lupus», Cattus debe hacer frente a un lobo malvado. «El conejo blanco de ojos rosados» es el personaje al que, tiempo atrás, había seguido Alicia, y que desaparece misteriosamente cuando le aguardaban todos los habitantes del robledal y de los prados. En «La guerra de las tierras altas» Cattus organiza a los habitantes de la tierras altas para que se defiendan de un intento de invasión del ejército de Tyrannus. En «Cattus y los ladrones de joyas», Cattus y sus ayudantes descubren una banda de ladrones.


Carolina en el país de las estaciones
Madrid: Editex, 2002; 135 pp.; ISBN: 84-7131-663-3. Nueva edición en 2009; ISBN: 978-84-9771-382-5. [Vista del libro en amazon.es]

Con once años, Carolina deja su isla del Mediodía para irse a pasar un año con su abuela, en el país de las Estaciones. Allí se hace amiga de Juan, un chico solitario, y sufre las burlas de sus compañeros por ser diferente. Cuenta la historia la misma Carolina, pasados veinte años.



Los relatos sobre Cattus están estructurados en capítulos cortos, se cuentan con lenguaje asequible pero cuidado y muy rico, y tienen numerosos diálogos. Son relatos amables en los que los personajes son animales comportándose como si fueran seres humanos, pero no al modo humorístico de Disney sino en la tradición de las historias de BABAR, lectura por cierto de uno de los hijos de Cattus en una historia. Los argumentos y los incidentes que se suceden son sencillos y lineales, pero los cuentos no son en absoluto blandos: hay inquietud, dolor e incluso muertes. Es acertada la elección de los nombres y el modo en que los comportamientos reflejan distintas actitudes: el ayudante de Cattus es el lirón Somnus, la bibliotecaria es la tórtola Papyrus, los jabalíes se llaman Norberto, Sigfrido y Ataúlfo, el forense Gavilán, el lince Preclarus, la tortuga Tarda, el podenco Robustus, el corzo Tácitus… Son muchos los personajes diferentes (ardillas, dogos, lirones, búhos, urracas, conejos, tórtolas, golondrinas, oropéndolas, alondras, pinzones, búhos, cuervos, etc.): esto hará que muchos primeros lectores necesiten ayuda pero hará más felices a quienes los sepan identificar ya. Uno de los cuentos tiene acentos algo distintos y va dirigido a quien ya conozca mínimamente la historia de Alicia en el país de las maravillas.

Carolina en el país de las estaciones es una novela de poeta, escrita con ritmo tranquilo y tono intimista, en la que importan mucho las descripciones y los aciertos expresivos. Logrará enganchar a cualquier lector sensible, pues la narradora transmite bien los sentimientos de zozobra interior de la niña que fue, su desazón cuando debe separarse de sus padres, y su dolor cuando es maltratada por ser de una raza diferente.

Otros libros: Los crímenes del esteta y otros relatos.


12 mayo, 2009
Imprimir

Comments are closed.