Vidas inocentes aplastadas

Violencia
 

«Poco antes de morir en Verdún, en 1913, Franc Marc pintó una visión del apocalipsis aplastando la vida inocente titulada El destino de los animales. Esa visión trágica de la materia —la tierra y sus plantas no menos que las formas de animales— dividida y rota por implacables flechas resulta ahora realmente profética, el equivalente alemán a la pregunta formulada por Wilfred Owen desde las trincheras (de la primera guerra mundial): “¿Qué toque de difuntos hay para aquellos que mueren como ganado?”». Pero el arte no impide que las matanzas continúen.

Robert Hughes. El impacto de lo nuevo.

6 noviembre, 2005

Comments are closed.