Un trabajo secreto

LiteraturaLiteratura
 
Un trabajo secreto

A mis amigos interesados en aclararse de qué hablamos cuando hablamos de la posmodernidad, y de los problemas asociados con la identidad propios de un mundo posmoderno (eso siempre implica primer mundo, clase alta o bastante acomodada, carnaval cultural, etc.), les estoy recomendando estas últimas semanas Aire de Dylan, de Enrique Vila-Matas.

El narrador, un escritor barcelonés, habla de Vilnius, un personaje híbrido entre Hamlet y Oblomov interesado en el fracaso, que se plantea escribir sobre su padre, un escritor posmoderno, reconstruyendo la autobiografía que se supone que destruyó. Al final, al menos a mí, me queda la sensación de que tal vez el libro sea una especie de autobiografía inventada, de modo transversal y típicamente posmoderno, del mismo autor. O no.

No voy a dar más explicaciones ni a poner textos, que pueden ser interesantes, que lo son, y estar muy bien escritos, que lo están, pero que tienen mucho de pedaleo narcisista. Los problemas que se derivan de la frivolidad y la estupidez de los privilegiados pueden ser reales, y subjetivamente trágicos, pero, a fin de cuentas, en buena medida están causados por ellos mismos, y hay otros mucho más importantes y gente mucho más merecedora de atención.

Pero rescato una nota que, me parece, refleja bien un tipo de literatura que perdura siempre: «Los escritores que sobreviven (…) [son los que] aún muestran fuerzas para prestar atención a quienes, como ellos, traten de poner en orden a la enmarañada conciencia. Ese trabajo secreto con la conciencia no se ve jamás en la televisión, no es mediático, habita en las viejas casas de la vieja literatura de siempre».

Enrique Vila-Matas. Aire de Dylan (2012). Barcelona: Seix-Barral, 2012; 328 pp.; col. Biblioteca Breve; ISBN: 978-84-322-0964-2.

14 septiembre, 2012

Comments are closed.