GRIPARI, Pierre

Autores
 

Escritor francés. 1925-1990. Nació en París, de madre francesa y padre griego. Estudió Letras. Fue periodista. A partir de 1963 publicó muchos libros de toda clase y, en particular, se hizo popular con relatos de fantasía para chicos. Falleció en París.


Cuentos de la calle Broca
Madrid: Espasa, 1998, 6ª ed.; 216 pp.; col. Austral Juvenil; ilust. de Shula Goldman; trad. de Elvira Menéndez Pidal; ISBN: 84-239-2727-X.

Diez cuentos de fantasía, más o menos inspirados en relatos tradicionales. La bruja de la calle Mouffletard, que quiere comerse a una niña. El par de zapatos, una pareja de zapatos casados. Escubidú, la muñeca sabelotodo, que tiene poderes mágicos. Historia de amor de una patata, nada menos que con una guitarra. El hada del grifo, que hace brotar perlas y serpientes cada vez que dos hermanas dicen una palabra. Historia de Lustucru, un personaje inmortal desconocido debido a su nombre tan extraño. La bruja del armario de las escobas, una casa encantada con bruja. La casa del tío Pedro, una nueva versión de la historia de dos hermanos, uno rico y otro pobre. El príncipe Blub y la sirena, o un príncipe dispuesto a todo con tal de casarse con una sirena. No-sé-quién, no-sé-qué o la mujer sensata, quizá el mejor de todos los relatos, la de un rico mercader con tres hijos, uno de ellos tonto que sin embargo se casa con una princesa-hada con cuyos poderes cumple dificilísimas misiones.


Historia del príncipe Pipo, de Pipo el caballo y de la princesa Popi
Barcelona: Aliorna, 1987; 155 pp.; col. Aliorna Joven; ilust. de Paco Giménez; trad. de Angelina Gatell; ISBN: 84-7713-063-9.

Después de varios capítulos introductorios que son como cuentos en sí mismos, la historia se centra en Pipo, un príncipe, y su caballo Pipo. Al principio viven felices pero luego Pipo emprende un viaje y, cuando vuelve, no encuentra sus tierras ni a sus padres. Pasa por muchas penalidades hasta que, después de tener que contar él mismo varios relatos más para poder continuar su periplo, al final logra encontrar a su soñada princesa Popi y volver felizmente a su reino.



A Pierre Gripari le gusta cambiar los papeles tradicionales en los relatos maravillosos, y presentarlos con el tono propio de las narraciones orales en las que se hacen frecuentes apelaciones al lector o se introducen incisos para explicar algo que había quedado pendiente. Con el paso de los años, las historias que se mencionan han perdido algo de sabor debido a su tono algo condescendiente hacia los lectores pequeños, y por el lastre de algunos tics ideológicos, como la presentación de sacerdotes antipáticos, y otros característicos de las décadas en las que fueron populares sus cuentos, como el cliché antimilitarista en una parte de la historia de Pipo («¡Tu familia es… el Ejército! ¡Tu padre es el Estado! ¡Tu madre es la Patria!»). Pero hay que decir, sin embargo, que tales cuestiones afectan poco a la calidad narrativa y literaria que Gripari demuestra en estos argumentos, bien compuestos e ingeniosamente desarrollados, que captan el interés de sus lectores-oyentes y evidencian que conoce bien el comportamiento habitual de brujas, sirenas y gigantes… Además, son universales los valores de sinceridad y honradez y justicia que promueven los relatos.


3 septiembre, 2013

Comments are closed.