ZAVŘEL, Štěpán

Autores
 

Ilustrador checo. 1932-. Nació en Praga. Estudió Cine y trabajó en la industria cinematográfica de su país. Estudió Pintura en Roma y Múnich. Fue director artístico de unos estudios de dibujos animados en Londres desde 1965 hasta 1968. Después se instaló en Italia y se dedicó a ilustrar libros infantiles.


La canción del pastorcillo
Texto de Max BOLLIGER. Madrid: SM, 1986, 3ª ed.; 26 pp.; col. Cuentos de la torre y la estrella; trad. de Marta Ruiz Corbella; ISBN: 84-348-0939-7.

Un viejo pastor convence a su nieto de que vendrá el Rey. El nieto ensaya y ensaya con la flauta, para tocar cuando llegue. El viejo tiene dudas, hasta que un día «aparecieron en el cielo las señales por las que el abuelo había estado en vigilante espera», y llegaron unos ángeles que anunciaron a los pastores el nacimiento del Niño. Los pastores van a Belén, pero al llegar al Portal, el nieto no quiere tocar allí su canción: «No vio el cielo abierto ni a los ángeles que volaban sobre el portal. Pero entonces oyó llorar al Niño», y su llanto le toca el corazón y le atrae otra vez hacia el pesebre.


El abuelo Tomás
Madrid: SM, 1985, 2ª ed.; 28 pp.; col. Cuentos de la torre y la estrella; trad. de Marinella Terzi; ISBN: 84-348-1302-5.

Petra y Jan se entienden muy bien con su abuelo, cuyas cualidades son múltiples: es un experto patinador, sabe construir veleros de madera, tiene multitud de plantas en su cuarto, sabe narrar unas magníficas historias… Hasta que un día el alcalde decide mandarlo, a él y a todos los ancianos, a una residencia. Pero los niños de la ciudad organizan una Operación Rescate que los devuelven a sus casas.



Štěpán Zavřel es un maestro del que dependen muchos ilustradores posteriores. Sus ilustraciones de La canción del pastorcillo, en la tradición del arte románico y bizantino, se organizan por superposición de planos al modo de los iconos, emplean perspectivas más intuitivas que reales en busca de aportar mucha información, recurren con frecuencia a los perfiles y a una ornamentación decorativista. En El abuelo Tomás, sin embargo, y aunque se mantiene el mismo aire y se aprecian influencias de Klee y simplificaciones propias de los cubistas, Zavřel es más «comercial»: cuenta la historia con dibujos ricos en detalles, define bien los contornos de sus personajes y por tanto emplea colores planos para el relleno más que gradaciones, y aunque tiene ilustraciones de página completa o a doble página, otras veces incluye pequeñas escenas. Por otra parte, las historias son jugosas y tienen un contenido rico.


29 agosto, 2011
Imprimir

Comments are closed.