RATHMANN, Peggy

Autores
 

Ilustradora norteamericana. 1953-. Nació en Saint Paul, Minnesota. Licenciada en Psicología. Estudió Diseño. Autora de varios libros infantiles.


Buenas noches, Gorila
Caracas: Ekaré, 2001; 36 pp.; col. Ponte Poronte; trad. de M. Francisca Mayobre; ISBN: 980-257-265-9. Otra edición en 2013; Col. Jardín de libros; ISBN 978-9802572656. [Vista del álbum en amazon.es]

Un guarda de zoológico va dando las buenas noches a los animales cuando hace su ronda. Pero el gorila le quita las llaves sin que se dé cuenta, le sigue y abre la jaula de los demás animales, que forman una fila detrás del guarda: gorila, elefante, jirafa, león, armadillo… El guarda entra en su casa y se acuesta, inconsciente de lo que viene detrás. Pero la mujer sí ve a los animales… y arregla un poco las cosas.


El oficial Correa y Gloria
Barcelona: Ekaré, 2012; 32 pp.; trad. de Teresa Mlawer; ISBN: 978-84-939912-3-4.

El oficial de la policía Correa da unas aburridísimas charlas en los colegios de Napville sobre cuestiones de seguridad y escribe unos lemas en pequeños carteles que va colocando por todas partes. Las cosas cambian cuando le asignan a una perra llamada Gloria para que vaya con él: la perra se pone detrás de Correa y, cuando él explica algo, lo escenifica, con lo que consigue que los chicos atiendan y disfruten como nunca. Pero Correa no sabe cuál es la razón de su éxito, pues él no ve lo que hace la perra.



Álbumes que cuentan historias que podrían calificarse de «tontas» pero que tienen a su favor una excelente composición gráfica: por medio de unas ilustraciones graciosas, narrativas y bien secuenciadas, se da toda la información y el desarrollo de lo que ocurre.

En Buenas noches, Gorila el texto es mínimo: sólo se repite varias veces «Buenas noches», expresión que va en globos al modo de los cómic. Tiene tirón con los chicos pequeños por su simpatía, por su carácter como de revelación de un mundo secreto a nuestras espaldas, y por eso se le puede dar un buen puesto dentro del minisubgénero de los relatos previos al momento de acostarse.

La conexión de El oficial Correa y Gloria procede de que responde a un tipo de actividad habitual en los colegios de los EE.UU., que aquí se presenta con buenos golpes humorísticos en los textos de los lemas que propone Correa a los chicos, y en el comportamiento de Gloria. Los mensajes finales, el reconocimiento y aceptación por parte del policía de su papel secundario y de la necesidad de trabajar en equipo, son interesantes pero no tienen gran peso, pues lo que más importa es la parte graciosa de la historia. Además, el relato consigue, por la vía de la broma, transmitir a los niños los mensajes acerca de la seguridad que Correa intenta inculcarles.

Otros álbumes: Faltan 10 minutos para dormir.


21 julio, 2008
Imprimir

Comments are closed.