AMO, Montserrat del

Autores
 

Escritora española. 1927-2015. Nació y falleció en Madrid. Estudió Filosofía y Letras, rama Filología hispánica. Perito mercantil. Publicó muchos libros infantiles y obtuvo numerosos premios.


Patio de corredor
Madrid: Bruño, 2002, 7ª impr.; 177 pp.; col. Altamar; ISBN: 84-216-2274-9. Otra edición en 2009, reimpresa en 2014; 208 pp.; ISBN: 978-8421663264. [Vista del libro en amazon.es]

Postguerra española. La familia de Macario, un guarda de noche de una fábrica de ladrillos, ocupa un piso muy pequeño que da a un «patio de corredor», donde los vecinos hablan y hablan. Cada hijo de Macario tiene distintas ambiciones y se comporta de una manera diferente.


Rastro de Dios
Madrid: SM, 2004; 128 pp.; col. El Barco de Vapor; ilust. de Noemí VILLAMUZA; libro con otros cuentos: Cristobalón, Clara y el ángel, y Ángel en la ciudad; ISBN: 84-675-0193-6. [Vista del libro en amazon.es]

Rastro de Dios es un «ángel chiquitín y torponcillo que no sabía apenas volar». Está fuera de sitio cuando sucede la Creación: «Todos los ángeles volaban colocando estrellas», menos Rastro de Dios». Y «en un momento estuvieron colocadas todas las estrellas. El cielo había quedado precioso». Pero quedó sin colocar una estrella.


La Casa Pintada
Madrid: SM, 1994; 121 pp.; col. Catamarán; ilust. de Francisco Solé; ISBN: 84-348-4350-1.

Cuando el pequeño Chao, a los cinco años, va con su abuelo a Pekín por vez primera, se queda deslumbrado por la Casa Pintada, la vivienda del emperador. Sueña con llegar a vivir en una casa semejante, pero tal pretensión sienta mal a quienes piensan que no es legítimo emular al emperador. Pero los sueños de Chao son alentados por su abuelo y compartidos por la pequeña Kum Li. Junto con ella, entrena para un concurso de equilibristas que tendrá lugar en Pekín con ocasión de las fiestas del Año Nuevo.



De la numerosa producción de Montserrat del Amo, he seleccionado tres relatos de distinto corte, que muestran su calidad y su versatilidad.

Patio de corredor es una narración sencilla y clara, con lenguaje rico en palabras hoy en desuso —finolis, señoritinga…—, y peculiaridades de la vida de la época —coches de gasógeno, mecheros de chispa, braseros, tranvías, estraperlo—. La autora muestra el panorama de una España que muchos aún recuerdan: el chico que deja el pueblo, la empleada, el mecánico, la modista… Y, en todo momento, el calor de una familia unida que hace posible la felicidad aún en circunstancias materiales duras, y la esperanza en que, con lucha, las cosas siempre pueden ir a mejor: «El mañana empieza hoy. Aquí. Ahora».

«Con el pensamiento puesto en el espectáculo al que me hubiera gustado asistir», señala Montserrat del Amo que compuso Rastro de Dios, un relato navideño en el que derrocha imaginación y simpatía para enseñarnos, a través de los ojos asombrados de un angelito, el remolino de prisas y carreras en días tan agitados como los que se vivieron en el Cielo cuando ocurrieron la Creación y la Navidad. Su carácter de «cuento para niños» no impide, al contrario, su recomendación para todos: quizá sea este un camino mejor que muchos para intuir la profundidad de un hecho histórico tan singular como el Nacimiento de Jesucristo.

La Casa Pintada es una narración que atrapa por la viveza tranquila con la que se narran los incidentes, por el exotismo de fiestas y costumbres que se describen, por la capacidad de transmitir la inquietud interior del pequeño Chao, por el sentido poético medido que aquí va unido al modo de hablar sentencioso y enigmático que siempre asociamos con los sabios ancianos orientales.

Otro libro: El turbante rojo.


28 noviembre, 2006

Comments are closed.