Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Amigos imaginarios (6)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
LindLoboArena.jpg

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Amigos imaginarios (6)


De todos los libros que hablan de amigos invisibles —como los citados en la nota de ayer— tal vez el que más me ha gustado, por sus acentos originales y su calidad literaria: El lobo de arena, de Åsa Lind. Sus protagonistas son una sensible niña llamada Zackarina que vive, con sus padres y su sabio amigo imaginario, en una casa junto a la costa.

Los quince capítulos del libro cuentan, de forma reflexiva y divertida, y a veces poética, episodios de vida cotidiana de la heroína, sus padres y el lobo de arena, un ser cuyas observaciones hacen ver la realidad a Zackarina de otra manera, y que a veces incluso parece intervenir para que algunas cosas cambien.

La autora demuestra comprender el mundo interior de los niños, el curso realista e imaginativo que muchas veces toman sus pensamientos y reacciones ante lo que dicen o hacen sus padres, que aquí, en esta novela, siempre acaban siendo amables y comprensivos con la chica por más que, algunas veces, estén distraídos o no entiendan lo que le pasa.

Una escena en la que se ve cómo el lobo sabe reafirmar a Zackarina y, a la vez, hacerle comprender mejor las reacciones de sus padres, está en cuando el lobo le dice que patalear es sanísimo, todo un manjar para el esqueleto, y continúa:

«—¡Quien no patalea se estropea! —aulló—.

Pero Zackarina le dice que sus padres se quejan cuando patea y se mueve demasiado mientras comen.

—¡Ja! ¡Demasiado! —bufó el Lobo de Arena—. Para ellos es muy fácil decirlo. Es que son adultos y ya no se acuerdan.

—¿No se acuerdan de qué? —quiso saber Zackarina—.

—De que todo el cuerpo tira de ti cuando creces: un ajetreo y zarandeo que no veas. ¡Saltan palopalopalomitas por todas partes! —explicó el Lobo de Arena—. Eso lo sé yo, y lo sabes tú, y lo sabe cualquier ranita por pequeña que sea. Pero los adultos, ¡como ya no crecen más, se han olvidado de lo que se siente!»

Åsa Lind. El lobo de arena (Sandvargen, 2002). Pontevedra: Kalandraka, 2019; 110 pp.; col. Siete Leguas; ilust. de María Elina; trad. de Mónica Corral y Martin Lexell; ISBN: 978-84-8464-478-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo