Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Problemas sociales' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
UngererNuevoAmigos.jpg

lunes, 1 de abril de 2019

Problemas sociales


Hay libros escritos con la buena intención de hacer a sus lectores más conscientes de un problema. Las historias que contienen no son originales pero cumplen su función y, cuando han sido preparadas por autores de calidad indiscutible, pasan los filtros editoriales correspondientes, pues por un lado están bien —aunque si viniesen firmadas por un autor novel lo más seguro es que no se publicarían—, y por otro la popularidad de sus autores les asegura ventas y una buena recepción. Dos ejemplos.

Uno es Súplica a la mar, escrito por Khaled Hosseini, un libro ilustrado cortito. El texto es una carta del autor a Marwan, un pequeño niño procedente de Homs cuyos padres tienen que emigrar debido a la guerra y han de atravesar el mar en unas barcas inseguras: el autor se inspira en la fotografía famosa del niño sirio que falleció ahogado en una playa de Turquía en el 2015. Junto a los párrafos de la carta —en la que hay recuerdos de la infancia feliz del niño en su pueblo, momentos de dolor del padre al ver que no puede protegerlo como desearía, un tiempo de oración frente al mar…—, figuran unas impactantes acuarelas de Dan Williams, como movidas y sucias, que a veces son solo siluetas contra el fondo del mar o sombras en escenarios desasosegantes.

Otro es Nuevos amigos, de Tomi Ungerer. Un niño negro, Rafi Bamoko, que vive en un barrio de una ciudad europea y ayuda a su padre en su taller, se vuelve un experto en trabajos de carpintería y en arreglos caseros; además, acaba construyendo muñecos curiosos. Una vecina, Ki Sing, siente curiosidad por lo que hace Rafi y prepara vestidos para los muñecos que fabrica. Los niños y sus familias se hacen muy amigos. Cuando van a un vertedero para conseguir más objetos con los que seguir trabajando, los vecinos empiezan a murmurar... Y entran en escena el ayuntamiento, la policía, los periodistas… No es necesario recalcar la calidad de las imágenes y de la narración de Ungerer que, si por un lado la podemos leer con ironía por su elogio del «arte marginal de los suburbios», también puede ser leída con bondad ingenua sin problemas.

Los dos son libros que pueden unirse a la lista, cada vez más amplia, de relatos que tratan sobre inmigración. En relación a los comentarios que hice al principio indico, una vez más, que son los propios de quien ve muchos libros: cuanto más experto lector es uno más lejos está de la forma en que leen los libros quienes han leído poco. Por tanto también, la recepción de quien no ha visto antes unos cuantos libros con estos contenidos u otros similares puede ser entusiasta.

Khaled Hosseini. Súplica a la mar (Sea Prayer, 2018). Barcelona: Salamandra, 2018; 48 pp.; ilust. de Dan Williams; trad. de Enrique de Hériz; ISBN: 978-84-9838-895-4. [Vista del libro en amazon.es]
Tomi Ungerer. Nuevos amigos (Neue Freunde, 2007). Pontevedra: Kalandraka, 2018; 44 pp.; trad. de Sandra y Óscar Senra Gómez; ISBN: 978-84-8464-416-3. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo