Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Siempre hay alguien mirando' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HerronCaballosL.jpg

viernes, 29 de marzo de 2019

Siempre hay alguien mirando


Leí Caballos lentos, de Mick Herron, gracias a esta reseña. Un grupo de agentes de inteligencia ingleses que han cometido algún grave fallo en sus carreras trabajan en un lugar denominado la Casa de la Ciénaga y son llamados los Caballos Lentos. Serán ellos, en especial el joven River Cartwright y el jefe, Jackson Lamb, los que descubran quiénes son, y qué motivos tienen, los secuestradores de un chico musulmán al que amenazan con decapitar y mostrar luego su hazaña en internet. El planteamiento y el comienzo de la novela son semejantes a los de la posterior La brigada de Anne Capestan, aunque aquí son policías y no espías.

La novela tiene buen ritmo y unos personajes bien perfilados (y de alguno incluso se dice a qué actor se parece mucho, supongo que con vistas a la transformación del relato en serie o en película). El narrador abusa del recurso de cortar la narración en un punto crítico, después de indicar lo que ha pasado de forma que se puedan entender las cosas de otra manera, y desplazar la solución unas páginas adelante. El texto contiene numerosas referencias literarias y, en un diálogo, lo que ocurre se alinea con las novelas de John Le Carré: por los ambientes en los que se desarrolla, por la forma en que despliega la historia, y porque, muy pronto, está claro que los culpables que buscan los héroes están entre sus propios jefes. Naturalmente, abundan las frases propias de las novelas del género, como esta: «Una muchedumbre era una explosión a punto de producirse. Las personas eran fragmentos. Lo que pasaba era que aún no lo sabían»; o esta: «La mitad del futuro está enterrada en el pasado. Ésa era la teoría predominante en el servicio secreto»; o este consejo que River recibe de su abuelo, un antiguo jefe: «Siempre hay alguien mirando. Asegúrate que no vean lo que creen ver».

Mick Herron. Caballos lentos (Slow Horses, 2010). Barcelona: Salamandra, 2018; 380 pp.; col. Salamandra Black; trad. de Enrique de Hériz; ISBN: 978-84-16237-28-9. [Vista de la novela en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo