Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Aprender cosas útiles' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ReeveAtraccionesLuna.jpg

miércoles, 31 de octubre de 2018

Aprender cosas útiles


Después de tantas décadas de relatos escritos y de películas de ciencia-ficción y de fantasía es como si hubiera una competición a ver quién es más ingenioso y quien crea los seres más singulares: muchos relatos infantiles del género se pueden calificar de ultrabarrocos. Atracciones en la Luna, de Philip Reeve y Sarah McIntyre (igual que Pastel espacial y Oliver y las maspelucas), se puede colocar en esa categoría pero como Reeve es ingenioso para urdir sus tramas y para contar las cosas, y como su planteamiento es (me parece a mí) certero, vale la pena conocerlo.

Emily vive en el Parque de Atracciones Lunar. Su deseo es acompañar a los mecánicos Jinks y O'Hare y ocuparse, junto con ellos, del mantenimiento del Parque. Su oportunidad llegará porque empiezan a fallar atracciones justo cuando llega el inspector Jeremy Moonbottom, un celoso funcionario del Consejo Galáctico, Subcomité Ocio y Espectáculos. Emily acabará descubriendo, al fin, que parte de la responsabilidad de los fallos está en las bolapelusas peladorianas, unos curiosos personajillos que «botaban sin cesar como pelotas de peluche con un sobredosis de cafeína», y que son uno de los muchos ejemplos de los seres singulares a los que me refería en el primer párrafo.

El enfoque de fondo del relato está en unas declaraciones de Moonbottom: «¡Odio los parques de atracciones! ¡Son una pérdida de tiempo! Tirarse por toboganes gigantes, dar vueltas en los tiovivos… ¿Para qué sirve todo eso? ¿Para entretenerse? ¡Bah! La gente debería entretenerse aprendiendo cosas útiles, que los preparen para la vida real! Para eso he creado mi propio parque temático. Se llama OFICINALANDIA, y permite montar en atracciones que muestran las delicias de rellenar impresos y lo emocionante que es llevar la contabilidad. ¡Un parque sensato y útil para la galaxia de hoy!»

Philip Reeve. Atracciones en la Luna (Jinks & O’Hare Funfair Repair, 2016). Madrid: SM, 2018; 218 pp.; col. El barco de vapor; ilust. de Sarah McIntyre; trad. de Xohana Bastida; ISBN: 978-84-9107-298-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo