Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Memorias de Joachim Fest (1)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
FestYoNo.jpg

domingo, 18 de junio de 2017

Memorias de Joachim Fest (1)


Joachim Fest, una importante figura de la vida cultural alemana —llegó a ser editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, escribió varios libros de historia sobre la época nazi—, publicó sus memorias de infancia y juventud pocos meses antes de su muerte y, por evidentes motivos, las tituló Yo no.

Al comienzo él mismo explica que no pretende, con ellas, «hacer una historia de la época de Hitler, sino plasmar su reflejo en un entorno familiar». Recuerda su infancia y juventud, su estancia en dos colegios, el crecimiento de su vida intelectual y de sus aficiones artísticas, su reclutamiento para el ejército, su internamiento en campos de prisioneros francés y norteamericano al terminar la guerra, y los reencuentros con su familia e inicios de una nueva etapa en los años inmediatamente posteriores.

El personaje central de su relato es su padre, un católico de gran integridad moral. Debido a su manifiesta oposición al régimen nazi se le prohibió ejercer como profesor y director de un centro de enseñanza, y perdió su posición social y su bienestar económico. Siempre se negó a escuchar a quienes le aconsejaban que cediera un poco, incluida su mujer, y procuró ayudar a sus amigos judíos en lo que estuvo a su alcance.

El autor explica que su padre «concebía la vida como una sucesión de obligaciones que había que cumplir sin aspavientos, con fuertes convicciones y del mejor humor posible» y que «su única compensación la encontró en el convencimiento de encontrarse en el lado correcto». Una vez que su madre le dijo que incorporarse a un partido no cambiaba nada pues, «al final, seguimos siendo los que somos», su padre le contestó: «¡Pues sucede que no! ¡Todo cambiaría!»; otra vez que su madre comentó que «la mentira había sido siempre el medio que tenía la gente humilde para enfrentarse a los poderosos», su padre le replicó: «Nosotros no somos gente humilde. ¡No en esas cuestiones!».

Un día su padre estableció dos turnos para cenar: el primero para sus hijos pequeños y el segundo para los padres y los hijos adolescentes. El motivo era que quería poder decir en su casa y ante sus hijos lo que pensaba: «Un Estado que convierte todo en una mentira no debe entrar en nuestra casa. Al menos en el seno de mi familia no quiero estar sometido a la tan extendida costumbre de mentir». En realidad, añade Fest, «sólo quería mantenernos a nosotros al margen de la hipocresía establecida por decreto». Y cuenta que una vez les dio un papel a cada uno y «nos dictó: “Etiam si omnes, ego non!”. Era de Mateo, nos explicó, de la “escena del monte de los Olivos”». Una sentencia que «formaba parte de toda vida verdaderamente libre: “¡Aunque todos participen, yo no!”».

Joachim Fest. Yo no (Ich nicht, 2006). Madrid: Taurus, 2017; 296 pp.; col. Historia; trad. de Belén Bas Álvarez; ISBN: 978-8430618491. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo