Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La verdad de la emoción' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BressonJuana.jpg

sábado, 8 de abril de 2017

La verdad de la emoción


En una entrevista del libro citado hace unos días, Robert Bresson habla de su película El proceso de Juana de Arco y, al explicar que hizo un trabajo de resumen y adaptación de las actas de su proceso, pues para él un diálogo cinematográfico no es un diálogo teatral ni un diálogo novelesco, dice:

«La palabra debe ser comprimida al máximo, de tal suerte que la imagen que la acompaña no provoque un pleonasmo. Suprimí los arcaísmos, no todos, conservé algunos para no empobrecer la característica tan particular de las réplicas de Juana. No expliqué nada. Dediqué mucho tiempo al trabajo preparatorio de concepción. Lo hice poco a poco, por miedo a traicionar algo. Me aparté, como de costumbre, de toda psicología teatral o novelesca (la imagen ya se encarga de ello), (…) una psicología que habría falseado el tono y sobrecargado la película.

Lo repito: evité el estilo histórico, que no es creíble. Una película no es una obra de teatro. Necesita ser creíble. En resumen, lo hice de modo que Juana resultara tan posible y tan verosímil —o imposible e inverosímil— como lo era entonces».

Explica también Bresson: deseaba «servirme de la monotonía como si fuera un fondo uniforme sobre el que se dibujarían claramente los matices. Temía más la lentitud, la gravedad del proceso. También ataco la película y la continúo con un ritmo muy rápido. Se puede escribir una película con corcheas y dobles corcheas, porque es música. El cinematógrafo —las películas— no está para copiar la vida, sino para arrastrarnos en un ritmo cuyo autor ha de ser siempre el compositor. No conviene buscar la verdad en los hechos, en los seres y en las cosas (el realismo no existe, al menos tal y como se concibe), sino más bien en la emoción que éstos provocan. Es la verdad de la emoción la que nos indica el camino y nos guía».

Bresson por Bresson: entrevistas, 1943-1983 (Bresson par Bresson, entretiens 1943-1983, 2013). Reunidas por Mylène Bresson. Barcelona: Intermedio Libros, 2015; 395 pp.; presentación de Santos Zunzunegui; trad. de Vanesa García Cazorla y León García Jordán; ISBN 13: 978-84-608-3012-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo