Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Elegir y suprimir' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BressonPorB.jpg

viernes, 31 de marzo de 2017

Elegir y suprimir


He puesto aquí, tiempo atrás, varias citas de Robert Bresson: Lo verdadero del cine, El silencio es necesario, Dejar al espectador lo más libre posible, De la simplificación. Esas ideas aparecen, en uno y otro sitio, en el magnífico libro Bresson por Bresson, que reúne muchas entrevistas con él ordenadas cronológicamente. Tomo ahora unos párrafos que dan idea de cómo comprendía su trabajo.

—«La gente ignora que crear significa, en primer lugar, suprimir. Significa también hacer una elección. Las peores trampas para una película son la impureza, la profusión, el desorden. Muchas cosas incompatibles se presentan a la vez. El arte dramático —que nada tiene que ver con esto— se mezcla y acaba por enredarlo todo. Por mi parte, me esfuerzo en aprehender lo real, fragmentos de realidad tan puros como me sea posible, los cuales pongo en un determinado orden. Quizás sea esto lo que dé al espectador inadvertido [de mis películas] esa impresión de sobriedad, e incluso de sequedad, algo que no siente ante las películas habituales y que puede sorprenderle en contraste con aquellas».

—«Una película no está construida con imágenes; está hecha de las relaciones entre esas imágenes. Y es preciso que esas relaciones creen una vida. En pintura sucede igual con los colores: un azul es un azul, pero si lo pone usted al lado de un amarillo dejará de ser el azul que era. O al lado de un rojo y de un amarillo, ninguno de ellos volverá a ser ya el mismo amarillo, ni el mismo rojo. A lo que me refiero es a que una película no está hecha solamente con elementos que son imágenes, que está hecha con sonidos. Y no solamente con relaciones, sino con ritmos. En definitiva, que por encima de todo hay que conseguir emocionar mediante la forma. Valéry decía algo así como: “la forma ha de equivaler a la idea”. Usted además sabe que en poesía el metro posee algo que ya en sí es una idea. En todo caso, lo que intento, no digo para nada que lo logre, pero… intento hablar en el cine con un lenguaje propio, negándome a dejarme arrastrar por el teatro fotografiado».

—«Yo creo que la palabra ha de decir todo cuanto la imagen no puede decir. Antes de poner a hablar a los personajes, yo creo que, primero, debemos ver todo lo que podemos decir, especialmente con las miradas y sus actitudes, con determinadas relaciones y maneras de comportarse. La palabra sólo está ahí para ir aún más al fondo de las cosas, cuando queremos profundizar mucho en algo. En suma, haría falta que las ideas estuvieran inscritas en la película mediante imágenes humanas y sonidos equivalentes, y que la palabra no llegara sino en el último momento para socorrerlos».

Bresson por Bresson: entrevistas, 1943-1983 (Bresson par Bresson, entretiens 1943-1983, 2013). Reunidas por Mylène Bresson. Barcelona: Intermedio Libros, 2015; 395 pp.; presentación de Santos Zunzunegui; trad. de Vanesa García Cazorla y León García Jordán; ISBN 13: 978-84-608-3012-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo