Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Imbéciles a tu lado' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
BrowneZoo.jpg

martes, 20 de septiembre de 2016

Imbéciles a tu lado


Esta noticia del zoo que puso en marcha en su momento Gerald Durrell me hizo pensar en que los álbumes más antiguos sobre zoológicos tenían, como finalidad principal, presentar distintos animales. Por ejemplo, Bruno Munari’s Zoo, Mi querido zoo. Luego, que hay álbumes más recientes con otros enfoques. Es el caso de Un día diferente para el señor Amos, sobre amistad entre hombres y animales, o Zoo, de Suzy Lee, donde se plantea con cuidado si algunos animales no estarían mejor en otro lugar.

Y me hizo recordar un álbum, del que no había hablado aquí —porque, a pesar de que sus poderosas ilustraciones merecen ser conocidas, la historia que cuenta me parece muy mal enfocada—, y por el que algunas veces me han preguntado: Zoológico, de Anthony Browne. En él vemos a una familia que visita un zoológico: el padre queda retratado como un energúmeno que se las da de graciosillo, el hijo narrador y su hermano como unos inconscientes irresponsables, los animales como inocentes seres humillados, y la madre como una persona silenciosa y compasiva que, al final, a la vista del comportamiento de su marido y sus hijos, no duda en decir que el zoológico es más para las personas que para los animales.

El autor no ha sabido controlar sus dotes para el sarcasmo y cierra su álbum con una conclusión-moraleja, mal formulada y mal extraída, que no deja salida. Nunca es una buena idea centrar una historia en un personaje impresentable y dirigir hacia él, de un modo tan palmario, las antipatías de los lectores menos críticos. Menos aún se debe hacer esto, pienso yo, en un libro infantil. Por otro lado, si el autor o alguien desease argumentar en contra de los zoos, habría que decirle que nunca se han de apoyar los motivos, para eso o para cualquier otra cosa, en que hay tipos repelentes entre quienes opinan del modo contrario. Decía Tolkien, al leer la propaganda patriotera de su propio país durante la segunda Guerra Mundial, que «no todos los imbéciles están en el otro lado».

Anthony Browne. Zoológico (Zoo, 1992). México D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1993; 28 pp.; trad. de Carmen Esteva; ISBN: 968-16-4272-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo