Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Buenos modales' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ReberSiYoFuera2.jpg

miércoles, 31 de agosto de 2016

Buenos modales


Si yo fuera mayor…, es un álbum de 1965 reeditado hace poco en España y firmado por Éva Janikovszky (1926-2003) y László Réber(1920-2001), una escritora y un ilustrador húngaros muy influyentes.

En la primera página se indica que «todos los niños saben, incluso los más pequeños, que ser travieso es más divertido que ser bueno»; en la segunda, que «ser siempre bueno es terriblemente aburrido, y muy cansado»... Ese tipo de afirmaciones se acompañan de varios dibujos de figuras dibujadas y coloreadas. Con la voz narrativa de un niño algo crecidito, se habla de los mandatos repetidos de los adultos —tipo «¡que te laves las manos!», «¡que no te muerdas las uñas!»— y se comenta: «¡Qué fácil es decirlo! Pero qué sentido tiene que los mayores digan ¡Qué suerte tienes de ser un niño! Todos los niños saben, incluso los más pequeños, ¡que ser mayor es mucho más divertido!». El niño sigue quejándose: «Los mayores hacen todo lo que quieren mientras que los niños tienen que hacer todo lo que los mayores les dicen»… Luego hay un momento posterior en el que el narrador adopta otra posición: «Si yo fuera mayor, sería completamente distinto, siempre estaría contento», «me pondría guantes blancos y pasaría la mano por todas las verjas», «nunca me quitaría el barro de los zapatos en el felpudo antes de entrar en casa»… Hasta un irónico y certero final.

Álbum de interés para todos. Porque, gráficamente, las ilustraciones, con un estilo como el de Sasek, tienen una sencillez engañosamente infantil que nunca pasa de moda: las figuras están bien contorneadas y son claras, los gestos son mínimos y muestran lo fundamental. Luego, porque señala bien no pocas incoherencias de los mandatos adultos al niño pero, a la vez, porque también conduce al niño a darse cuenta de que, aunque tenga parte de razón, algo falla en sus quejas. También, porque nos recuerda un mundo en el que la mayoría de los adultos consideraba su obligación enseñar buenos modales, aunque tantas veces lo hicieran mal, y la mayoría de los niños sabía que debían obedecer, aunque vieran o intuyeran la falta de coherencia de algunas cosas que se les decían y de quienes se las decían.

László Réber. Si yo fuera mayor… (Ha én felnôtt volnék, 1965). Texto de Éva Janikovszky. Madrid: Silonia, 2016; 37 pp.; trad. de María M. de Kása; ISBN: 978-84-943134-7-9. [Álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo