Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Errores garrafales' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AhamedFinanzas.jpg

domingo, 24 de abril de 2016

Errores garrafales


He leído últimamente, por recomendación de un amigo, Los señores de las finanzas: los cuatro hombres que arruinaron el mundo, un libro que obtuvo muchos premios y cuyo autor es Liaquat Ahamed, un keniata de origen indio que estudió en Cambridge y Harvard. Para mí, que no domino nada el mundo de la economía, ha sido un gran descubrimiento no tanto por lo que cuenta como por la claridad con que lo hace.

Los cuatro hombres del subtítulo fueron «los encargados de reconstruir la maquinaria financiera mundial tras la Primera Guerra Mundial» y, por tanto, los principales responsables de la economía durante la Gran Depresión: el gobernador del Banco de Inglaterra, Montagu Norman; el de la Banque de France, Émile Moreau; el del Reichsbank, Hjalmar Schacht; y el del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, Benjamin Strong —«el máximo responsable de la invención de la figura del banquero central moderno»—.

El relato cuenta con amenidad sus vidas, primero hasta que llegan a ocupar esos puestos, y luego sus actuaciones posteriores. Lógicamente, aparecen también otros altos financieros y cargos políticos, entre los que ocupa un lugar destacado John Maynard Keynes —cuya «combinación de éxito y de inteligencia lo hacía a veces insoportable»—. La narración explica primero las consecuencias económicas de la primera Guerra Mundial, dedica la segunda parte a las negociaciones posteriores —deudas de guerra, indemnizaciones que debía pagar Alemania, etc.—, se centra después en las medidas que se tomaron entre 1923 y 1928, cuenta lo sucedido entre 1928 y 1933 bajo el título «Recoger otra tempestad», y se ocupa, en la quinta parte, de las Secuelas, que terminan, durante 1944, en la conferencia de Bretton Woods.

En el epílogo el autor resume sus conclusiones así: «sostengo que la Gran Depresión no fue una fuerza mayor ni el resultado de ninguna contradicción arraigada en el capitalismo, sino el resultado directo de una serie de juicios erróneos por parte de los responsables del establecimiento de la política económica, algunos de los cuales se remontaban a la década de los veinte y otros tuvieron lugar después del inicio de las primeras crisis, y representaron, en todo caso, la más dramática serie de errores garrafales colectivos jamás cometida por los altos funcionarios financieros».

Liaquat Ahamed. Los señores de las finanzas: los cuatro hombres que arruinaron el mundo (Lords of finance, 2009). Barcelona: Deusto, 2010; 606 pp.; trad. de Jorge Paredes; ISBN: 978-84-234-2787-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo