Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un heraldo de verdades olvidadas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
DessainNewman.JPG

domingo, 27 de marzo de 2016

Un heraldo de verdades olvidadas


John Henry Newman es uno de esos personajes decisivos que permanece oculto para muchos. En el pasado cité una biografía suya —Un maestro de la controversia—, y su novela Perder y ganar —por dos veces: Concentrar o desparramar, Esclavos sin remedio—. También aparecieron palabras suyas con ocasión de comentar El despertar de la señorita PrimAñoranzas de otro futuro—, en una cita de Luigi Giussani —Novedades verdaderas—, y hablando de un libro de Chesterton —La otra cara de algunos argumentos—.

Al empezar a preparar esta nota estaba convencido de que había puesto también una reseña de su autobiografía, Apología pro vita sua, pero estaba equivocado, aunque sí había dicho el origen de su redacción en la breve biografía de Charles Kingsley. Sabía, eso sí, que nunca había puesto notas sobre sus magníficos sermones —de los que hay citas abundantes en castellano, por ejemplo, en el blog En Compostela; y que se pueden leer, en inglés, igual que todas sus obras, en la extraordinaria página newmanreader—.

Hace pocos días leí Vida y pensamiento del cardenal Newman, de Charles Stephen Dessain, que me regalaron con ocasión de intervenir en un ciclo de conferencias organizado por el Club Chesterton de Granada y por el Seminario de estudios J. H. Newman de la universidad de Granada. Y, desde que la terminé, la he recomendado ya varias veces: me parece una excelente biografía y una gran introducción a las ideas de Newman.

El prologuista recuerda que se lo llamó «el hombre más peligroso de Inglaterra» y lo califica de «rebelde-obediente como ningún otro». El autor se refiere a él como «un heraldo de verdades olvidadas» que «se daba cuenta del daño que causaba una presentación del cristianismo desequilibrada o incompleta». Quienes le conocieron y oyeron decían que sus sermones «hacían que los hombres pensaran en las cosas de las que hablaba el predicador, y no en el sermón ni en el predicador» y que «nunca se oyó una voz mejor adaptada a persuadir sin irritar».

Charles Stephen Dessain. Vida y pensamiento del cardenal Newman (John Henry Newman, 1980). Madrid: San Pablo, 1998, 2ª ed.; 238 pp.; col. Testigos; trad. de Aureli Boix; prólogo de José Luis Martín Descalzo; ISBN: 84-285-1335-X.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo