Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un interruptor necesario' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ArboledaDescaz.JPG

jueves, 31 de marzo de 2016

Un interruptor necesario


Los descazadores de especies perdidas es otro feliz relato, en la mejor tradición de las historias inglesas de nonsense, firmado por Diego Arboleda y Raúl Sagospe. Si el título ya indica el tono humorístico, el subtítulo, «Genios e ingenios de los años del vapor», hace pensar enseguida que la historia tendrá ciertos aires steampunk.

La narración tiene varios capítulos desconectados entre sí pero que, más o menos, al final confluirán. Después de un episodio de presentación, empieza en 1920, con la pequeña Minerva Vapour, «última descendiente de una familia de genios». Continúa, en 1916-1918, con el relato de la válvula del señor Bisiesto. Luego, en 1840, se narrará «el sueño de Victoria Vapour», una antepasada de Minerva. El siguiente tramo, entre 1867 y 1877, se ocupa de «la lechuza dorada de Iris Vapour», de la misma saga familiar. Después, entre 1870 y 1920, se presenta «El álbum fotográfico de William Aimer», un lord inglés. En 1920, aparece «Zazia, nieta de Zazel», una mujer bala, nada menos. Y en 1921, ya llegan «Los descazadores de especies perdidas», donde vuelven a escena Minerva, lord Aimer y otros.

Lo que atrae del libro es que todo se narra con ingenio y un buen uso del lenguaje. Es un gran personaje la pequeña Minerva y es un gran episodio el de Val de V, un lugar cuyos habitantes usan nombres que comienzan por «v». Por otro lado, aunque sea un hilo débil, lo cierto es que, como al comienzo de cada capítulo se da la ficha de alguna especie animal perdida, el lector también lee a la espera del momento en el que los hilos de la trama se anuden.

Tiene interés, al menos para mí, pensar en cómo una historia como esta suena bien no sólo cuando, como es el caso, está bien escrita y armada, sino cuando los nombres de los personajes y los escenarios se refieren a mundos como el francés o el inglés: es como si el género lo exigiera, como si, entre nosotros, este fuera un interruptor necesario para suspender la incredulidad.

Diego Arboleda. Los descazadores de especies perdidas (2015). Madrid: Anaya, 2015; 256 pp.; ilust. de Raúl Sagospe; ISBN: 978-84-678-7178-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo