Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un cuento conmovedor' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
StifterPiedrasC.JPG

jueves, 8 de octubre de 2015

Un cuento conmovedor


Otro libro importante de Adalbert Stifter fue Piedras de colores, un volumen cuya versión original contiene seis historias, todas ellas con niños en sus argumentos, aunque la edición castellana titulada del mismo modo sólo contiene dos: Cristal de roca (Bergkristall, 1845) y Creta blanca (Bergmilch, 1843).

El argumento de este último, que se desarrolla durante las guerras napoleónicas, es que, a un castillo llega un oficial enemigo que se comporta caballerosamente y eso causa una gran impresión a una niña del castillo que, años después, se reencontrará con el oficial cuando vuelve para pedir disculpas.

Pero es Cristal de roca el más popular de todos los relatos cortos del autor. Sus protagonistas principales son dos niños, Konrad y su hermanita Sanna. Ambos suelen ir andando desde la casa de sus padres a casa de sus abuelos, situada en un pueblo cercano. Pero un día de Nochebuena que hicieron ese recorrido por la mañana, se desorientaron y perdieron al regresar por la tarde debido a la rapidez con la que cayeron la niebla y la nieve.

Como es habitual en Stifter, la narración tiene un arranque lento. Empieza por unas majestuosas descripciones de la naturaleza y de los escenarios donde viven los protagonistas. Continúa —como en Creta blanca—, con una explicación calmosa de los antecedentes familiares de los niños. Todo conduce a los momentos de gran tensión en los que se pierden y en los que Konrad, que se da cuenta del peligro, intenta en todo momento, al mismo tiempo, tranquilizar a Sanna y procurar que no se abandone al sueño.

La historia tiene una clara condición de cuento navideño, no sólo por el momento en el que se desarrollan los acontecimientos, sino por las «lecciones» que desprende: la conmovedora valentía de los niños, reforzada porque ven las luces de la Nochebuena en las estrellas; la solidaridad entre los vecinos para ponerse a buscarlos, que se nos da a entender que servirá para que los padres de Konrad y Sanna abandonen su altivez de ricos…

Adalbert Stifter. Piedras de colores (Bunte Steine, 1853). Madrid: Cátedra, 1990; 142 pp.; col. Letras universales; trad. de Juan Conesa y Jesús Alborés; ed. de Juan Conesa; ISBN: 84-376-0952-6. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo