Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: '«Mira tú por dónde»' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GardnerDrag.JPG

jueves, 17 de julio de 2014

«Mira tú por dónde»


Hay un tipo de libros de relatos que, normalmente, se publican en colecciones infantiles y se publicitan a través de los cauces de la LIJ pero que, aunque pueden gustar a muchos chicos y chicas, lo cierto es que se dirigen a un público no sólo bastante lector sino más bien adulto. Pondré hoy un ejemplo de hace tiempo.

Los relatos de John Gardner reunidos en Dragón, dragón y otros cuentos (Dragón, dragón, El sastre y el gigante; La mula del molinero; El último pedazo de luz), y El rey de los colibríes y otros cuentos (El rey de los colibríes; El deseo de la bruja; El peral; El gnomo y los dragones), son cuentos de hadas con ambientes y personajes típicos pero con un tono bromista, que incluye guiños picarescos y giros argumentales, dirigidos a lectores expertos. Son también relatos graciosos y compuestos con un dominio más que notable del género.

Así, véanse algunos sensacionales comienzos:
—De Dragón, dragón: «Había una vez un rey, y en su reino había un dragón que daba muchísimo la lata».
—De El sastre y el gigante: «Había una vez un reino en el que todo marchaba perfectamente, excepto una cosa: que el primer lunes de cada mes venía un gigante y se comía todo lo que pillaba».
—De El rey de los colibríes: «Había una vez un joven que era más tonto que la mayoría, pero tenía una gran virtud: siempre veía las cosas desde el punto de vista de la otra persona».
—De El gnomo y los dragones: «Érase una vez, en un extraño país, un pequeño gnomo increíblemente feo, que era un gran experto en transformar a su antojo los objetos de su alrededor, no sabemos si por aburrimiento o por motivos más nobles».

Para mí, el mejor de todos es El deseo de la bruja. Comienza del siguiente modo: «Había una vez, en cierto país, una vieja bruja, malvada y repulsiva, cuyo mayor placer en esta vida consistía en quemar sinagogas e iglesias». Pero, eso sí, sigue diciendo el narrador, no quería quemar la iglesia con gente dentro —«nunca se le hubiera pasado por la imaginación una cosa así, porque, bruja o no, había en ella una cierta bondad innata»—, así que, un día, se sentó a esperar, escuchó el sermón, «y mira tú por dónde, antes de habérselo pensado dos veces, se había convertido».

Pero el que sean excelentes cuentos no significa que se puedan encontrar fácilmente... Sólo en bibliotecas y en el mercado de segunda mano.

John Gardner. Dragón, dragón y otros cuentos (Dragon, Dragon and Other Tales, 1975). Madrid: Alfaguara, 1987, 8ª ed.; 104 pp.; col. ; ilust. de Gloria García; trad. de María Luisa Balseiro; ISBN: 84-204-3103-6
John Gardner. El rey de los colibríes y otros cuentos (The King of the Hummingbirds, 1977). Madrid: Alfaguara, 1984, 2ª ed.; 81 pp.; ilust. de Isabel Arechabala; trad. de Marta Sansigre; ISBN: 84-204-3140-0.


Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo