Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'La gente es rarísima' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
StevensonMatrBuncle.JPG

viernes, 11 de julio de 2014

La gente es rarísima


Tiempo atrás hablé de El libro de la señorita Buncle. Su continuación, El matrimonio de la señorita Buncle, tiene menos encanto pero se lee con igual agrado. Esta vez, la heroína y su marido y editor, Arthur Abbot, se trasladan a vivir al pueblo de Wandlebury, donde hacen nuevos amigos. El argumento tiene también un núcleo sobre la creación literaria: Barbara Buncle, ahora señora Abbott, ha dejado de escribir pero un día le entra una especie de fiebre por hacerlo de nuevo. Además, no faltan ni una pequeña intriga ni una subtrama sentimental, que tienen que ver con la herencia de una enferma millonaria: Sam, un sobrino huérfano de Arthur que trabaja con él, en su editorial, acaba enamorado de Jerry Cobbe, la posible heredera, una chica que cuida caballos y da clases de equitación.

El centro de la novela es otra vez Barbara Buncle pero, en esta ocasión, observada por su marido que, se nos dice, comenzaba a conocer a su mujer «ahora, después de ocho meses de convivencia diaria. Lo más extraño de ella, pensaba, lo más extraño de esa extraña mujer, que ahora era la suya (…) era que, a pesar de no entender prácticamente nada, lo entendía todo». Y toda la narración se va en el uso que hace la heroína de su extraordinaria capacidad «para llegar al fondo de las personas», para ver «a la gente como si fuera transparente, como en una radiografía», sin darse siquiera cuenta de lo que hace. Lo anterior también quiere decir que abundan los personajes de todo tipo, tratados siempre con amabilidad, y que, a su vez, la señora Abbott también va descubriendo, o siendo más consciente, de la singularidad de todas y cada una de las personas que trata para concluir que «la gente es rarísima (…). Supongo que no hay nadie normal en el mundo, en ninguna parte».

D. E Stevenson. El matrimonio de la señorita Buncle (Miss Buncle Married, 1936). Barcelona: Alba, 2013; 431 pp.; col. Rara avis; trad. de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera; ISBN: 978-84-8428-857-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo