Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Las emociones ficcionales y la vida real (y 4)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 24 de noviembre de 2013

Las emociones ficcionales y la vida real (y 4)


Es fácil estar de acuerdo en que muchas relaciones amorosas terminan de modo decepcionante. También es fácil comprobar que las ficciones románticas presentan de distintos modos esa decepción. Pero, afirma Eva Illouz, esa constatación de que las «relaciones modernas carecen de seguridad emocional», de que parecen estar o «están siempre al borde de la decepción», debería formularse mejor de otra manera: «el rasgo dominante del amor en la modernidad no sería simplemente la decepción, sino la anticipación de la experiencia decepcionante».

«Cada vez resulta más difícil que se conecten entre sí el deseo, la imaginación y lo real, debido a dos factores fundamentales. El primero es que, progresivamente, la imaginación va quedando cada vez más estilizada y vinculada con los géneros y las tecnologías que activan emociones ficcionales, estimulan la identificación y anticipan las fórmulas narrativas y las escenas visuales. El segundo es que la vida cotidiana se basa en categorías culturales y cognitivas que dificultan la organización de las experiencias y relaciones románticas en un esquema cognitivo de naturaleza holística. En consecuencia, la imaginación y la fantasía han ido adquiriendo cada vez más autonomía respecto a sus objetos».

Lo anterior significa, continúa, que «desear y fantasear son actividades que se entrelazan y que se han tornado autotélicas», es decir, «llevan en mismas la justificación de su propio fin placentero». La consecuencia es desastrosa para quien, en la vida cotidiana real, se compara «de modo constante con los modelos mediáticos de excitación, intensidad y plenitud emocional», algo que no puede sino provocarle un estado de aburrimiento, insatisfacción, e incluso irritación y rechazo, pues «amenaza la capacidad de vivir las emociones a través de escenarios imaginados».

Eva Illouz. Por qué duele el amor. Una explicación sociológica (Why Love Hurts. A Sociological Explanation, 2011). Madrid: Katz, 2012; 364 pp.; serie Ensayos; trad. de María Victoria Rodil; ISBN: 978-84-92946-47-1.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo