Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Carrusel enloquecido' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
JoyceNicolas.JPG

miércoles, 10 de abril de 2013

Carrusel enloquecido


Nicolás San Norte y la batalla contra el rey de las pesadillas y Conejo de Pascua y su ejército en el centro de la Tierra, de William Joyce, son dos libros cuyo planteamiento básico es que algunos personajes (mucho antes de ser lo que son hoy) libraron una gran batalla contra el Rey de las Pesadillas y aquellos que amenazan la tranquilidad de los niños. En el primero, el mago Ombric gobierna el pueblo de Santoff Claussen, al este de Siberia, cuyos niños no habían conocido nunca el miedo y la maldad; allí acaba el más famoso bandido, Nicolás San Norte, que se hace muy amigo de una niña lista llamada Katherine; y, juntos (y con más ayudas de seres singulares), hacen frente al Rey de las Pesadillas y sus ejércitos. En el segundo se repite la pelea pero ahora juega un papel especial un Conejo de Pascua interestelar de dos metros de altura con su ejércitos de huevos de pascua…

En lo formal hay que decir que la edición es cómoda de leer y las ilustraciones, que son dibujos de los personajes, son excelentes. También, no hay dudas de la gran imaginación del autor para crear personajes que son atractivos y para hilar un relato de acción donde van sucediéndose un peligro tras otro. Luego, la narración, a base de frases cortas, es clara y se sigue bien, aunque haya insistencias y frases enfáticas vacías como: «Miró a Katherine con intensidad. Ella le entendió al instante» (pero, lógicamente, el lector no); o «La rabia de Sombra se agudizó hasta volverse mortalmente afilada» (pero, ¿no bastaría «La rabia de Sombra se agudizó»?). Hay frases que podemos aceptar, como esta de Ombric a Norte: «ya sabes, una ensoñación usada correctamente puede ser la mayor fuerza del universo. Sólo hace falta soñar la libertad para empezar a romper el conjuro de la esclavitud»; pero hay otras que no pueden ser la base de ninguna historia donde la magia está presente, como «El verdadero poder de la magia está en tener fe. Todos los conjuros empezaban así: “Tengo fe. Tengo fe. Tengo fe”»: esto no es fe sino wishful thinking, «pensar con el deseo», algo muy diferente.

Pero, sobre todo, los relatos revelan una gran falta de contención, como si sus autores hubieran querido meter de todo y a todos en su interior: se les puede aplicar la descripción que me han hecho de la película correspondiente, la de que es «un carrusel enloquecido». Como a muchos relatos de fantasía de ahora se les puede reprochar también que tienen unos cimientos muy endebles: se apoyan en imágenes y en personajes que a los niños les suenan pero cuyos orígenes y significados desconocen; esto se ve bien si comprobamos que, a quienes conocen las historias originales, o que dan sentido a las tradiciones navideñas, estos relatos les parecen verdaderas tonterías.

William Joyce y Laura Geringer. Nicolás San Norte: y la batalla contra el rey de las pesadillas (Nicholas St. North and the Battle of the Nightmare King, 2011). Barcelona: Bambú, 2012; 238 pp.; ilust. de William Joyce; trad. de Arturo Peral; ISBN: 978-84-8343-242-6.
William Joyce. Conejo de Pascua: y su ejército en el centro de la Tierra (E. Aster Bunnymund and the Warrior Eggs at the Earth’s Core, 2012). Barcelona: Bambú, 2012; 261 pp.; ilust. de William Joyce; trad. de Arturo Peral; ISBN: 978-84-8343-243-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo