Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sondear o surfear' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

domingo, 6 de enero de 2013

Sondear o surfear


El siguiente comentario de Zygmunt Bauman describe bien algunos cambios que se han producido en nuestra sociedad:

«Cuando yo era joven, me advertían con frecuencia: “Lo que rápido se aprende, rápido se olvida”. Pero aquella máxima respondía a otro tipo de sabiduría, la sabiduría de una época que valoraba al máximo el “largo plazo” y en la que las personas que ocupaban la cima social marcaban su posición de privilegio rodeándose de objetos duraderos y dejaban lo fugaz y efímero a los que ocupaban los peldaños más bajos de la escala; aquella era una época en la que la capacidad de heredar, mantener, guardar, preservar, legar y, en definitiva, cuidar de cosas, se valoraba mucho más que la (entonces vergonzosa, lamentable y lamentada) capacidad de eliminación.

Hoy, sin embargo, muchos de nosotros no aprobaríamos una sabiduría como aquella. Lo que en tiempos fue virtud ha pasado a ser considerado vicio. En la jerarquía de las habilidades útiles y deseables, el arte de surfear la superficie ha ocupado el lugar del anterior arte de sondear las profundidades. (…) La posibilidad de olvido instantáneo no nos genera (…) molestia ni alegría alguna. Simplemente, resulta irrelevante. En esas condiciones, nadie tomaría en serio la vieja advertencia (“lo que rápido se aprende, rápido se olvida”), pero tampoco se molestaría nadie en burlarse de ella. Esta sería acogida, muy probablemente, con la más absoluta incomprensión».

Sin embargo, se podrían añadir algunas observaciones a lo anterior. Una, que Bauman aplica la máxima primera a los bienes de consumo materiales cuando su aplicación genuina es a otra clase de bienes. Dos, que lo de menos es cómo actuaban las personas que ocupaban la cima social, y lo de más es de hasta qué punto aquella forma de pensar y actuar era sabiduría verdadera y permanente, o no. Tres, que cuando dice «muchos de nosotros no aprobaríamos…» supongo que no se refiere a él mismo: Bauman puede hablar como lo hace y tener las intuiciones que tiene gracias a pertenecer a, o haber crecido en, un mundo donde aquella sabiduría sólida se valoraba mucho.

Zymunt Bauman. Esto no es un diario (This is not a diary, 2011). Barcelona: Paidós, 2012; 283 pp.; col. Estado y sociedad; trad. de Albino Santos Mosquera y Antonio Francisco Rodríguez Esteban; ISBN: 978-84-493-2717-9.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo